Reporte de Responsabilidad Social 2012

Paulina Garza Gordoa

Una historia que contar

Todos los días nos enfrentamos a diversos retos, pero pocas veces nos percatamos de la gran oportunidad que tenemos de trascender y de escribir la historia.

Durante las últimas décadas del siglo XX, tanto las empresas como las instituciones adoptaron diversos enfoques y asumieron distintas prioridades. En los años 80, por ejemplo, la preocupación era la calidad y la búsqueda de la excelencia. En los 90, en cambio,  lo importante fue reducir costos y agilizar las entregas, a la vez que surgía la gestión estratégica de la información. Más tarde, a inicios del siglo XXI, todo giró alrededor de las necesidades del cliente y de la personalización de los objetos de manera masiva.

Hoy, al recorrer la tercera década del siglo nuevo, nos enfrentamos a una gran tendencia mundial: la diferenciación de las instituciones o empresas con base en su impacto social, económico y ambiental. La Responsabilidad Social marca ahora el rumbo de la historia y seguramente marcará nuestro estilo de vida en los próximos años. Actualmente, se considera un valor agregado; pero dentro de unos años será una obligación.

Frente a este escenario, las instituciones de educación Superior en México no pueden rezagarse. Cuando se tiene la oportunidad de trabajar con el 1.9% de la población entre 20 y 24 años[1] (jóvenes con alto nivel educativo y con conciencia del valor de las personas y los recursos naturales), se adquiere un gran compromiso. Los alumnos merecen que la institución que eligieron como casa de estudios les brinde lo necesario para que puedan seguir desarrollándose de manera integral.

Nuestro Reporte de Responsabilidad Social, elaborado por cuarto año consecutivo, describe  las acciones realizadas durante 2012 para el desarrollo y el fomento de un espíritu emprendedor y socialmente responsable entre los integrantes de la EBC, así como para el impulso de su progreso a través de acciones innovadoras y sustentables en el marco de la educación para el desarrollo, el cuidado y preservación del medioambiente y el fortalecimiento de la vida institucional.

Con ese espíritu, consideramos relevante basar nuestro reporte en el modelo GRI (versión 3.1)[2],  para que la medición y la misma comunicación de nuestro desempeño se den dentro de contextos claros y estandarizados.

 

Podrás conocer cómo promovemos el liderazgo social, la difusión del conocimiento, la vinculación con la comunidad, el cuidado de los recursos entre otras líneas de acción.

 

Al fomentar un cambio de conciencia y de conducta, buscamos que nuestra comunidad escriba la historia de la Responsabilidad Social en México, que escriba la historia del progreso de nuestro país. Falta mucho camino por recorrer. Sin embargo, tenemos una convicción: si caminamos juntos, veremos en poco tiempo que el esfuerzo ha valido la pena.

Para leer al reporte completo de Responsabilidad Social 2012, entra a ebc.mx/rs2012




[1] INEGI. Censo de Población y Vivienda, 2010. Cuestionario Básico.

[2] Global Reporting Initiative (GRI) es un grupo que promueve la elaboración de memorias de sostenibilidad en todo tipo de organizaciones.