Semblanza: José Luis Osorio Mondragón

Agustín Aguilar Tagle
Ing. José Luis Osorio Mondragón | ca. 1940 | Fondo JLOM | Compartido a la EBC por la Fam. Aguilar Tagle
José Luis Osorio Mondragón | 1907 | Fondo JLOM | Compartido a la EBC por la Fam. Aguilar Tagle
José Luis Osorio Mondragón | Fondo JLOM | Compartido a la EBC por la Fam. Aguilar Tagle
Nociones de Gografía Humana | José Luis Osorio Mondragón |  Fondo JLOM | Compartido a la EBC por la Fam. Aguilar Tagle
3a edición del Silabario de Paulino María Oviedo | 1890 | AHEBC Fondo José Luis Osorio Mondragón
El Ferrocaril Mexicano | José Luis Osorio Mondragón | AHEBC Fondo JLOM

I. Sobre sus padres

José Delfino Osorio Gómez, hijo de Santiago e Inés, nació en Toluca el 24 de diciembre de 1849. Cursó sus primeros estudios en su ciudad natal, al lado de fray Luis Malo y los continuó en Texcoco, a donde siguió a su maestro, quien pertenecía a la orden de los franciscanos. Más tarde, viajó a la Ciudad de México, en donde cursó la carrera de Medicina, cuyo examen profesional presentó el 2 de junio de 1874. El 26 de noviembre de 1879 casó con María de la Luz en la Iglesia Parroquial de Texcoco, y desde entonces residió en Texcoco.

Hija de José Guadalupe Mondragón y Concepción Mondragón, María de la Luz Mondragón nació en Ixtlahuaca, Estado de México, el viernes 2 de marzo de 1855. A muy temprana edad fue llevada a Toluca, donde vivió hacia 1875, año en que se trasladó con toda la familia a la Ciudad de México.

II. Semblanza

Hijo de José Delfino y María de la Luz, José Luis Osorio Mondragón nació en el número 28 de la calle de Iturbide de Texcoco, Estado de México, a las 5 de la madrugada del 8 de octubre de 1885. Tuvo tres hermanos: Concepción (1887), Luz Elena (1889) y Manuel (1893), quien murió prematuramente. Apenas con cuatro años de edad, el niño José Luis aprendió el Silabario y comenzó a asistir a escuelas de Texcoco, hasta el 22 de junio de 1893, fecha que quedará grabada en su memoria: fue el día en que, a raíz de la muerte de su pequeño hermano Manuel, la familia se trasladó a la Ciudad de México.

Ya en la Ciudad de México, José Luis ingresó ese mismo año al Liceo Hispano Mexicano para realizar sus estudios primarios. Y cinco años más tarde, con apenas 13 años de edad, entró a la Escuela Nacional Preparatoria. Seis años después, en 1899, la familia se mudó a Río Blanco, Veracruz, y José Luis ingresó en Orizaba al Colegio Preparatorio del estado.

A mediados de 1900, José Luis es enviado por sus padres a la Ciudad de México, con el propósito de continuar sus estudios en la capital. De fines de ese mismo año (29 de noviembre) es su manuscrito Recuerdos de la ciudad y alrededores de Orizaba. Tres años después, ingresó al Colegio Militar de Chapultepec, por sugerencia de sus tíos maternos Enrique y Manuel Mondragón, para seguir la carrera de Ingeniero Constructor. Pero antes, en 1902, Osorio Mondragón –con sólo 17 años de edad- escribe una serie de poemas y un texto sobre Veracruz y los intentos de un ferrocarril transoceánico.

En las prácticas complementarias de sus estudios conoció varios lugares de México y se despertó en él el deseo de darse cuenta personalmente de las riquezas y los encantos del país, inclinación que realizó más tarde en continuos viajes y excursiones.

En 1906, se vuelve lector asiduo de la revista Savia Moderna.

En 1907, estando José Luis en el Colegio Militar, recibió en carta la crónica materna de lo sucedido en Río Blanco en enero de 1907.

Una vez concluido el tiempo de servicio, obligatorio a los estudiantes del Colegio Militar, José Luis prefirió encausar sus conocimientos amplios en la ciencia geográfica hacia la docencia. Formó parte del grupo de profesores de la Escuela Nacional Preparatoria, donde impartió sus cátedras por más de treinta años, al cabo de las cuales hubo de suspenderlas por su delicada salud.

1910 fue un año de intensa actividad. En marzo, trabajó en las obras de introducción de Aguas Potables, bajo la dirección del ingeniero Alberto J. Pani Arteaga (acaso sea Pani el eslabón que nos explique la relación de Osorio Mondragón con algunos de los otros fundadores de la Escuela Bancaria y Comercial: recordemos que Manuel Gómez Morin fue subsecretario de Hacienda en tiempos de Pani). En mayo, colaboró en la construcción del ferrocarril mexicano del Pacífico. Y regreso a la Ciudad de México para vivir en persona “las esplendorosas fiestas del Primer Centenario de la Independencia de México”. En noviembre, con 25 años de edad cumplidos, obtuvo del Colegio Militar el título de Ingeniero Constructor en el Colegio Militar (otra fecha que aparece de la titulación es 4 de diciembre de ese año).

Terminado ese año festivo y decididamente productivo, Osorio Mondragón habla de 1911 de manera peculiar: Fue pesado ese primer año de mi ejercicio profesional, a consecuencia de los trastornos políticos que por entonces sucedieron. [1]

En marzo, recibió la orden de incorporarse a la columna del general Victoriano Huerta, quien estaba alistándose para marchar al Norte a combatir a Pascual Orozco. La descripción que hace don José Luis de esos días parece surgida de una mente ocupada en la ciencia y de un carácter ajeno a la guerra: José Luis Osorio Mondragón nunca se sintió cómodo entre militares ni parecía interesado en los conflictos políticos del momento, más que desde la perspectiva histórica, aquella que le permitiera participar en un episodio épico y verdaderamente trascendente. La anécdota familiar cuenta que en 1903, al entrar al Colegio Militar, el adolescente José Luis escapó de Chapultepec y regresó por su propio pie a Río Blanco; al entrar a su casa, a medianoche, cansado y con la esperanza de encontrar en su madre comprensión y abrigo, se enfrentó exactamente con lo contrario: el enojo, la indignación y la vergüenza de sus padres: María de la Luz Mondragón mandó a dormir a su hijo, con la advertencia de que apenas amaneciera ella misma lo llevaría a la Ciudad de México y lo entregaría a uno de sus hermanos, Enrique o Manuel, para que se le castigase debidamente por intento de deserción; no se le castigó duramente, sin embargo: sus tíos consideraron que ya bastante castigo tenía José Luis con la dureza de su madre y con la pena de ser obligado a actuar contra su propia naturaleza. Ocho años más tarde, el alma de José Luis sigue muy lejos de lo militar (deja inconclusos sus diarios de campaña) y muy cerca de la fascinación por la naturaleza: Durante esa campaña (la de Huerta contra Orozco), visité y conocí gran parte de la región boreal del país y las ciudades de Torreón, Jiménez, Santa Rosalía, Chihuahua y, de regreso, Querétaro. Escribí parte de la historia de la campaña, exploré la vía….[2]

El 20 de febrero de 1914, José Luis ingresó a la Universidad Nacional de México como profesor en la Escuela Nacional Preparatoria, donde impartió diversas cátedras concernientes a la Geografía y donde a la postre fungiría como Consultor Técnico. Más tarde, a los 37 años de edad, fue nombrado Profesor de Historia General, hecho que le permitió impartir en la misma Escuela Nacional Preparatoria las cátedras de Historia Antigua e Historia de la Edad Media, así como crear, en 1924, la cátedra de Historia Moderna y Contemporánea.

El 26 de septiembre de 1920 asciende al Iztaccíhuatl en compañía de varios personajes ilustres de la época: el doctor Castillo y Piña, el doctor Pallares y el doctor Tritschler, entre otros.

En 1923, Osorio Mondragón fue nombrado Catedrático de Historia en la Facultad de Altos Estudios, puesto que desempeñó posteriormente en la Facultad de Filosofía y Letras. En ese cargo impartió cursos analíticos de Geografía (Humana, Económica, Social Política e Histórica), de Historia Contemporánea y sobre los acontecimientos sociales, políticos y económicos que precedieron a la Primera Guerra Mundial. En la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales desempeñó durante un año la cátedra de Geografía Económica.

En 1924, José Luis Osorio Mondragón participó como colaborador en la publicación de la revista Conozca usted a México, dirigida por Mariano Silva y Aceves. En su primer número, por ejemplo (marzo), JLOM escribe Una ascensión al Iztaccíhuatl, donde relata la aventura que corrió cuatro años antes. Y al mes siguiente colabora con México pintoresco.

En 1925, después de concluir que la toponimia mexicana y su morofogeografía adolecen de la más absoluta anarquía (hecho que generaba confusión e incomprensión), JLOM presenta Algunas rectificaciones importantes a la Geografía de la República Mexicana y la división regional de su territorio, en las memorias de la Sociedad de Geografía y Estadística, en el boletín de Biología y en otras publicaciones.

También en 1925 es comisionado por el rector de la Universidad (doctor Alfonso Pruneda) para asesorar al doctor Fritz Joeguer (Universidad de Berlín) en sus investigaciones geográficas y geológicas, llevando a cabo con este motivo estudios fisiográficos tanto en el Valle de México como en el de Oaxaca. Labor similar realizó con el doctor Leo Weibell (Universidad de Kiel).

Fritz Jaeger y Leo Waibel eran profesores de geografía en Alemania; a finales de 1913, la oficina colonial alemana los designó para explorar el norte de África del Sudoeste Alemana (actual Namibia). Llegaron a la colonia a mediados de 1914 y pronto se vieron envueltos en los acontecimientos de la Primera Guerra Mundial, que se desató en agosto de ese año. Ambos fueron reclutados por la Fuerza de Protección alemana y combatieron en enfrentamientos con las fuerzas sudafricanas que ingresaban a África del Sudoeste Alemana desde el sur. Los dispensaron del servicio militar en julio de 1915, después de que los alemanes se rindieran ante los sudafricanos y la colonia quedara bajo control británico. Jaeger y Waibel lograron retomar su expedición, que continuó hasta principios de 1919 cuando, con la rendición de Alemania y el fin de la guerra, volvieron a su hogar. Cumplidos los cuarenta años de edad, José Luis Osorio Mondragón fue comisionado por Alfonso Pruneda para asesorar en sus investigaciones geográficas y geológicas al doctor Fritz Joeguer (Universidad de Berlín), con quien realizó estudios fisiográficos en el Valle de México y en el Valle de Oaxaca. Comisión análoga desempeñó en 1926 con el profesor Leo Weibell.

El ingeniero Osorio también fue catedrático de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, así como profesor de la Escuela Central de Artes Plásticas (1933).

En 1929, al crearse la Universidad Autónoma, fue electo académico de la Facultad de Filosofía y Letras, función que desempeñó por tres años consecutivos.

En 1932, participa como colaborador en la publicación de la revista El Turista Mexicano, órgano de la Asociación Turística Mexicana dirigido por Rafael Lorea y Chávez. En su primer número, por ejemplo (mayo), JLOM escribe El camino de las Huastecas. Un mes más tarde, dentro del segundo número, publica El camino del Nevado. Y en julio colabora con Un bello circuito a través de las tierras morelenses. Ese mismo año, escribe en la revista Nueva Generación, que en su segundo número publica su El camino del Xinantécatl.

En 1933 (año en que, entre otras actividades, impartió clases de Geografía Humana en la Escuela Central de Artes Plásticas), don José Luis formó la comisión encargada de redactar ese año el plan de estudios de la Escuela Nacional Preparatoria. Manuel Gómez Morin, a la sazón rector de la Universidad, pretendía que las ciencias geográficas e históricas quedaran comprendidas en un mismo grupo de estudios que se denominaría Instituto de Ciencias Históricas y Geográficas; pero en el mismo 1933 JLOM sugirió separar ambas ciencias en sus respectivos institutos. El argumento era sencillo: si bien la Geografía Humana guarda estrecha relación con la Historia, el hecho es que otras geografías (Geografía Física, Geobotánica, Zoogeografía, etc.) se distancian de ella y se hermanan con las ciencias físicas concretas. Gómez Morin quedó convencido. El Instituto de Ciencias Históricas quedó a cargo del doctor Alfonso Caso (quien entonces había cobrado notoriedad por sus descubrimientos en Monte Albán), mientras que el Instituto de Geografía quedó bajo la dirección de JLOM (aunque el año oficial de fundación es 1935). El 5 de diciembre de 1933, es nombrado Jefe de Grupo de Ciencias Geográficas, con la instrucción de desarrollar labores de investigación y de docencia.

JLOM ideó para el estudio de la República Mexicana la División Pentagráfica, considerando cinco aspectos naturales muy interesantes (recientemente, supo que las autoridades escolares pensaban seguir en la enseñanza de la Geografía los lineamientos que él señala).

Durante la crisis universitaria de 1934, participó en el movimiento y organizó en unas cuantas horas la Escuela de Iniciación Universitaria, de la que fue director, como lo fue también de la Escuela Nacional Preparatoria durante el rectorado de Manuel Gómez Morin.

En 1934 se iniciaron los trabajos del instituto, cuya dirección quedó en el antiguo Observatorio de la ENP. En junio de ese año, JLOM realizó estudios fisiográficos en Tepeaca, Tecamachalco, Tlacotepec y Tehuacan para determinar las condiciones meteorológicas de esa zona poblana y hacer resaltar la posibilidad de emprender en ella obras de regadío que aliviaran un tanto la sequía natural de aquel suelo.

En 1940 funda La Revista Mexicana de Geografía, de publicación trimestral que él mismo dirigirá. En el segundo número (octubre-diciembre), vuelve a publicar Algunas rectificaciones…, con modificaciones y ampliaciones en algunos capítulos.

Una de sus más importantes contribuciones fue la de señalar que el Nudo de Zempoaltépetl no es el eje de nuestro sistema orográfico, sino sólo un macizo montañoso de escasa importancia.

En cuanto a su hermana Luz Elena Osorio Mondragón, es importante mencionar que ella fue para José Luis una leal, amorosa y efectiva asistente. Amigos, colegas y familiares reconocieron siempre en Luchena al ángel protector de don José Luis: una mujer de poca escuela que, sin embargo y para estar a la altura de su hermano, se volvió políglota, ávida lectora, eficiente y discreta emisaria, eficaz conocedora de mecánica automovilística y dama sorprendentemente culta. Además de la lengua española, dominaba el francés, el inglés y el alemán.

José Luis Osorio Mondragón muere en la Ciudad de México a las 17:45 horas del 10 de abril de 1944, al parecer por complicaciones en el corazón. Sus últimas palabras fueron: "Tengo un nuevo problema geográfico. La Geografía...". Ese mismo día, la Comunidad de Concepcionistas de San José de Gracia ofrecen un cúmulo de oraciones por el alma de José Luis (misas, comuniones, rosarios, misereres, mortificaciones, de profundis, sudarios y jaculatorias, entre otras).

Sus restos descansan en el Panteón Español de la Ciudad de México.

Afirman quienes lo conocieron que José Luis Osorio Mondragón dejó en sus discípulos conocimientos e impresiones firmes gracias al colorido y la fluidez de su lenguaje y la galanura de giros, por lo que una de sus discípulas aventajadas lo llamaba “El Poeta de la Geografía”.