Semblanza de Alejandro Prieto Llorente (1906 – 2007)

Por Angela Regina Núñez Alonso

Don Alejandro Prieto nació el 5 de julio de 1906 y es registrado en la ciudad de Tantoyuca, Veracruz, por sus padres, Carlos Prieto y Paz Llorente, en 1921 se trasladó a la Ciudad de México para cursar a partir de 1922 sus estudios de Comercio en el Colegio Mexicano y posteriormente en la Escuela Central de México, concluyendo en 1927 su formación en la Escuela Superior de Comercio y Administración, presentando su examen profesional el 18 de junio de 1927 con la tesis “El interés como elemento del costo de fabricación” con la que obtuvo su título como Contador Público en 1929, año en que comenzó a trabajar en Ford Motor Company.

En 1930 ingresó al despacho Pricewaterhouse[1] como ayudante junior y en 1931 comenzó a impartir la materia de Contabilidad Comercial a los alumnos de la primera generación de la Escuela Bancaria del Banco de México.

En esa época comenzó la redacción de las lecciones para los cursos por correspondencia que fueron publicadas por el Banco de México S.A. en dos volúmenes bajo el título Primer Curso de Contabilidad Comercial.

Posteriormente, en 1932 publicó la primera edición de Principios de Contabilidad y junto con importantes contadores, abogados e intelectuales como Manuel Gómez Morin, Alfredo Chavero, Agustín Loera y Chávez, Miguel Palacios Macedo, Alejandro Carrillo, Ponciano Guerrero, Julio R. Poulat, Rafael B. Tello, Tomás Vilchis, Enrique González Aparicio, Francisco González de la Vega, Roberto Casas Alatriste, Eduardo Suárez, Mario Domínguez, José Luis Osorio Mondragón y Alfonso Caso participó en la fundación de la Escuela Bancaria y Comercial.

A partir de 1934 inició su relación como miembro en el Instituto de Contadores Públicos de México, en 1937 fue su Secretario teniendo a su cargo la edición del Boletín del cuerpo colegiado donde se trataban temas de la profesión, “Las funciones del Contador Público”, “Las responsabilidades de los Contadores Públicos”, “Consulta de la Bolsa de Valores con respecto a la certificación de los balances para efecto Bolsa”, entre otros y de 1938 a 1940 los miembros del Instituto lo nombran presidente.

Fue también profesor de la Facultad de Comercio de la Universidad Nacional y en 1935 impartió en La Bancaria, Primero y Segundo Cursos de Contabilidad Comercial[2] al mismo tiempo que era Auditor del Banco Nacional Hipotecario Urbano y de obras públicas y Comisario de la Asociación Hipotecaria Mexicana, S.A.

Un año después, escribió su texto Contabilidad Superior[3] cuya primera edición se publicó en la editorial Cvltvra en 1937. 

En 1942 fundó su despacho contable con Alfredo Chavero y Luis Ruiz de Velasco, que se convertió en la firma Prieto, Ruiz de Velasco y Cía. 

En 1951 fue Tesorero del Cuerpo Directivo y miembro del Consejo Técnico.[4]

Durante su labor docente, siempre se esforzó en que sus alumnos llevaran a la práctica los conocimientos adquiridos en clase, para ello creó el Laboratorio de Organización de Oficinas, en el que representantes de diversas empresas demostraban el funcionamiento de las novedosas máquinas calculadoras y su aplicación en los sistemas contables.

A partir de 1961 asumió la Dirección General de la Escuela Bancaria y Comercial hasta 1989. Posteriormente, en 1993 el Consejo de Administración de la Escuela Bancaria y Comercial lo nombra Presidente Honorario de del Consejo Académico. 

A lo largo de sesenta años compaginó su carrera profesional con el ejercicio magisterial y editorial, entre sus obras encontramos: Principios de Contabilidad (1932), Contabilidad superior (1937), Auditoría Práctica (1939), Sistemas de Contabilidad (1957), Problema no. 21 de Contabilidad General (1962), Cintas del Curso de Contabilidad Básica (1968),  Teoría de la Contabilidad (1973), México en la Historia Universal (1987), Contabilidad Elemental (1993), Organización Contable (1993) y Procesamiento electrónico de datos contables (1997).

Cabe señalar, que obtuvo importantes distinciones; en 1981 la EBC lo nombró Maestro Emérito,  en 1982 recibió el premio de Profesor Distinguido del IMCP, en 1992  la medalla que otorga la CANACO al “Mérito Empresarial”, en 1998 la presea de la Asociación de Ex Alumnos de la ESCA “Maestro Fernando Díez Barroso” y en 2001 la Presea “Rafael Mancera Ortiz”.  

Falleció el 22 de diciembre de 2007.

Don Alejandro Prieto sentó las bases para el estudio de la Contabilidad en nuestro país y como un homenaje a este destacado profesor, a partir de 2016 se creó la beca que lleva su nombre, con la que la Fundación EBC busca apoyar a alumnos de escasos recursos para que continúen con sus estudios. 

 

 

 

 

 




[1] “Laboró en la firma de 1930 a 1932 y de 1934 a 1939”. En: Del Toro Rovira, Roberto. PricewaterhouseCoopers, Crónica de un siglo. PricewaterhouseCoopers, 2006. P. 71

[2] AH-EBC | Fondo EBC | Acervo documental | Folleto de la Escuela Bancaria y Comercial Palma 44, 1935. P. 8. 

[3] AH-EBC | Fondo Alejandro Prieto | Acervo documental | Contabilidad Superior, Texto manuscrito 1936.  

[4] AH-EBC | Fondo EBC | Acervo documental | Folleto de Enseñanza por Correspondencia de la Escuela Bancaria y Comercial Reforma 202, 1951.