Rehabitar los espacios: Marsella 44.

Citlaly Aguilar Campos*

Nosotros no sólo necesitamos de espacios para habitarlos de manera física, sino también de manera simbólica: Los lugares en los que nos desenvolvemos hacen un retrato de lo que somos, de nuestra cultura y del tiempo en el que estamos: “El espacio no sólo está constituido por objetos identificables, localizables y determinados; es decir, no es correcto reducirlo a una experiencia fenoménica material, puesto que como lo explica Bourgeot, estos espacios son a «a la vez algo objetivamente organizado y culturalmente inventado»”[i]. El ser humano de manera invariable va transformando y haciendo inteligible su realidad para de esa forma poder vivir en ella, es así que las construcciones que erige no tienen una simple función de alojamiento, sino que van captando un sinfín de características acorde al entorno en el que se sitúan.

Esto se puede constatar en la exposición temporal que presenta el museo de la EBC: “Muros. Habitando la Escuela Bancaria y Comercial”. La muestra –que incluye un conjunto de fotografías y documentos- tiene como objetivo hacer una línea del tiempo que vaya desde los orígenes de esta emblemática y distinguida institución educativa hasta nuestros días, todo esto a través de los edificios que han sido parte de su devenir cotidiano: “La identidad de la EBC se construye desde su filosofía, su historia […] y también desde el lugar que posibilita su existencia misma: sus edificios, sus campus”[ii].

¿Y acaso no todos nosotros nos conformamos –tanto a nivel personal, como en sociedad- a partir de los sitios que nos acompañan desde la infancia? Pues lo mismo ocurre con las instituciones, las cuales van estructurando su identidad gracias a los edificios que las resguardan. En el caso de la Escuela Bancaria y Comercial ha resignificado a lo largo de sus 89 años diversos sitios acorde a su filosofía: “Crecemos porque creemos en lo que fuimos, en lo que somos y en lo que seremos”[iii]. Su museo tiene como fin conservar un acervo que brinde testimonio de su existencia, pero no solo eso, sino también del México en el que vivimos.

Respecto a este último punto es oportuno hablar del edificio que alberga no sólo al museo de la EBC, sino también su rectoría: Marsella 44 –en la colonia Juárez de la ciudad de México-, una casona construida a fines del porfiriato por el arquitecto Francisco Martínez Gallardo; el inmueble cuenta con un estilo ecléctico: Fusiona estilos renacentistas, neoclásicos y mexicanos. Añadido a esto en los sesenta fue adquirida y habitada por la aristócrata y baronesa canadiense Nancy Oakes, quien la convirtió en un lugar muy popular en la socialité mexicana de esos tiempos: artistas, políticos, periodistas hasta la comitiva de las Bahamas durante los juegos olímpicos del 68 transitaron en esa casa.

Nancy dotó el lugar de una suntuosa colección de objetos: tapices, relojes, obras de arte, alfombras, lámparas, muebles diversos, los cuales fueron subastados en 2006 –posterior a su muerte. Y en 2012 la EBC la adquiere y bajo la supervisión del INBA  y el Taller de Arquitectura, con la dirección de Gabriela Carrillo y Mauricio Rocha, la restaura.

Lo interesante de esta adquisición por parte de la Escuela Bancaria y Comercial es que la abre al público, permitiendo que observemos el testimonio histórico que alberga.

La EBC con esta casona favorece el rescate del patrimonio nacional de nuestro país, añadiéndole sentidos acorde a su visión pero respetando los que ya eran intrínsecos al edificio: “La magnificencia de esta casa habla nuestra fortaleza y nuestra decidida inclinación por intervenir la realidad y modificarla, sin negarla, sin rechazarla, con respeto a la memoria, a la tradición, a la inteligencia y a la belleza”[iv].

Se necesitan más acciones como esta en la ciudad, donde se configuren los paisajes urbanos acordes a los tiempos actuales, pero sin destruir el legado del pasado, sino todo lo contrario: revitalizarlo e insertarlo en una nueva dinámica de participación colectiva y que motiven a nuevas generaciones –en el caso de la EBC a sus alumnos- a resguardar sus tradiciones y no estar exentos de ellas.


[i] Lince, Campillo Rosa M., Ayala Blanco Fernando. Algunas formas políticas y socioculturales de habitar espacios. Tomo 2. México. UNAM. 2017. Pp. 10-11.

[ii] Sandoval, Cecilia. Exposición Muros. Habitando la Escuela Bancaria y Comercial. Noviembre 2017 – Mayo 2018.

[iii] EBC. “Historia” [Sitio Oficial] Disponible en: http://www.ebc.mx/vida-estudiantil/historia/

[iv] EBC. “La Casa de Rectoría” [Sitio Oficial] Disponible en: http://www.ebc.mx/oficina-del-rector/

*Citlay Aguilar Campos es Doctora en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM. Ha participado en grupos relacionados con estudios hermenéuticos y su relación con el arte y la imagen. Colabora en diversas publicaciones y congresos en la actualidad. Profesora por la Universidad del Valle de México. Realiza una estancia postdoctoral en el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM.