Porfirio Labastida. Profesor de Taquigrafía

Por Angela Regina Núñez Alonso

A lo largo de casi noventa años de existencia, la EBC ha formado a numerosas generaciones de alumnos a través de su excelente planta docente.

Especialistas en las diversas asignaturas ofrecidas, como fue el caso del licenciado Porfirio Labastida, que impartió la materia de Taquigrafía[1]. Esencial curso que formó parte del plan de estudios de la carrera de Secretaria Taquígrafa y de Contaduría Pública y Auditor.

Porfirio Labastida realizó estudios comerciales conexos con la carrera de Taquígrafo Parlamentario, recibiendo en 1921 el título de Campeón de Taquigrafía.   

Su experiencia laboral inició en 1915, cuando fue nombrado Oficial Mayor de la Superintendencia de Trenes Militares. Un año después fue Jefe Taquígrafo en la Cámara de Diputados, puesto que ocupó hasta 1930. A a partir de 1931 fue Taquígrafo Parlamentario de la Comisión Nacional de Turismo y en 1932 Oficial Mayor.

En 1923, comenzó su trayectoria docente en la Escuela Comercial “Miguel Lerdo de Tejada” llegando a ser en 1927 Jefe de Clases de Taquigrafía, posteriormente en la Vocacional número cuatro enseñó Taquigrafía y Correspondencia. Entre 1930 y 1931, laboró en la Escuela Superior de Comercio y Administración, y entre 1933 y 1934, en la Escuela “Etic” y en las Prevocacionales números cinco y seis; al mismo tiempo que era Jefe de Clases de Escuela Local, en la Academia de Comercio y Costura número dos y Jefe de Enseñanza de Taquigrafía en el Departamento de Enseñanza Técnica de la Secretaría de Educación Pública. 

En 1936 se integró como profesor en la Escuela Bancaria y Comercial ubicada en Palma número 44 en la Ciudad de México y dos años después recibió la incorporación a la Universidad Nacional Autónoma de México para impartir la materia de Taquigrafía.[2]

Taquigrafía y Prácticas de Taquigrafía fueron las materias que cursaban los alumnos respectivamente en el primer y segundo año de la carrera de Secretario Taquígrafo; y Taquigrafía en el primer año de la carrera de Contador Público y Auditor incorporada a la Universidad Autónoma de México.

De 1937 a 1938 fue Inspector de Enseñanza Industriales y Comerciales de la Secretaría de Educación Pública y a partir de 1939 fungió como Inspector de las clases de Taquigrafía en el Departamento de Enseñanza Superior Técnica.  

En cuanto a sus colaboraciones, realizó diversas versiones taquigráficas, como la de 1932, concerniente al Discurso del señor general Francisco J. Aguilar: director de la Escuela de Aplicación de Jefes y Oficiales de las Tres Armas pronunciado en representación del Ejército en la velada que organizó el partido Nacional Revolucionario en el Teatro Iris el día 17 de julio de 1932, para conmemorar el IV aniversario de la muerte del general Álvaro Obregón; y en 1942, desarrolló para la revista Crédito, el artículo titulado “La velocidad en taquigrafía”[3].

 

 

 

 




[1] La taquigrafía o estenografía es un sistema de escritura rápido a través de signos.

[2] Acuse del oficio sobre profesores incorporado sin número, 17 diciembre 1938.

[3] Labastida, Porfirio. "La velocidad en taquigrafía", Crédito, I, 5, (1942), pp. 45 – 46.