Nuestra historia

Por Teresa Cecilia Sandoval Macías

¿Para qué escribir Historia si no se lo hace para ayudar a nuestros contemporáneos a confiar en el porvenir y a encarar mejor armados las dificultades que encuentran día a día?

Georges Duby

Muchos han sido los significados que desde siempre se han asignado a la palabra historia, al igual que explicaciones para su existencia y su razón de ser. Múltiples, también, han sido los usos que le han encomendando a lo largo del tiempo y, todos ellos, intentan responder, en mayor o menor medida, a las preguntas existenciales que contienen la curiosidad y la necesidad innata del hombre por conocer sus orígenes, saber su presente e intentar prever su futuro.

Sin duda, la historia reviste gran importancia, no sólo para un país sino también para las instituciones y para cualquier comunidad. Ahora bien, el relato histórico es un producto social de la reflexión sobre el pasado y el presente. Hoy, crea un discurso que involucra a los integrantes de la sociedad, debido a que satisface la vital necesidad de comprender –lo mejor posible- la actualidad. Así pues, la historia proporciona herramientas para la vida misma, gracias a la seguridad que brinda el sentido de pertenencia a una comunidad, el conocimiento de causa y la conciencia de tener identidad con ella.

Pensar que la historia únicamente se construye con hechos que, de una u otra forma, son relevantes para la nación es un mito, también cuentan los eventos cotidianos y los que son significativos para una comunidad determinada; éstos aportan una historia más humana, que considera a los protagonistas en una dimensión más tangible y más cercana.

La historia entonces, desempeña un papel trascendente en el acontecer de cada comunidad por razones humanas, políticas, económicas, entre muchas otras, pero la principal de ellas es la de conocer sus orígenes y dotar de raíces a sus integrantes. De igual forma, las tradiciones se convierten en depositarias de una importante herencia cultural que se transmite de generación en generación.

Alumnos, exalumnos, profesores, administrativos y todos aquellos que han compartido un pedazo de su vida con la bancaria, forman parte de su historia y de sus tradiciones, iniciadas en 1929 y con casi un siglo en el camino, pero sobre todo, son integrantes de una gran comunidad, en la que ha habido talentosos hombres y mujeres que han participado activamente en el devenir educativo, económico y empresarial del país.

La gran comunidad EBC se compone de miles de personas que vivieron una parte de sus experiencias en sus patios y que, en muchas ocasiones, recuerdan con nostalgia y cariño sus días de estudiantes.

Los mejores momentos de mi vida han sido aquellos que he disfrutado en mi hogar en el seno de mi familia.

Thomas Jefferson

Ser integrante de la comunidad EBC es más que únicamente pasar por sus aulas y obtener conocimientos. Es una forma de vida que repercute en el futuro de cada persona y de su entorno. Profesores y administrativos son el elemento final que consolida a nuestra gran familia: atención personalizada y humana, creación de espacios académicos y recreativos, especialización y liderazgo de opinión en temas políticos, económicos y sociales de nuestro país, así como, conocimiento y experiencias que no se olvidan.

La nuestra es una institución que ha permitido que, desde siempre, se tiendan lazos de amistad, se construyan alianzas y hasta que algunas personas encuentren pareja; colmada de tradiciones e infinitos relatos, la EBC ha formado parte importante de la historia de muchas familias en nuestro país y el extranjero.

Con esta iniciativa construiremos nuestra historia a partir de una relectura que nos llene de pertenencia y que evidencie el carácter de nuestra Institución a partir de su memoria.

La historia es una operación que está en constante movimiento, que crece y avanza con cada comunidad, que entra en contacto con las formas cotidianas de la vida generaciones anteriores y con su forma de comprender el mundo, pone de relieve nuestros sentimientos y nuestros deseos.

¡Forma parte de nuestra historia porque eres parte de la gran familia EBC!

Para orientarse en un periodo de cambios sociales rápidos, a muchas personas les resulta cada vez más necesario hallar sus raíces y renovar sus vínculos con el pasado, en particular con el pasado de su propia comunidad: su familia, su ciudad o pueblo, su profesión, su grupo étnico o religioso. Peter Burke