Museo de sitio de la EBC

Por Teresa Cecilia Sandoval Macías
Hoy los museos vuelven a ocupar un papel central en la cultura occidental, de la misma forma que lo ocuparon durante gran parte del siglo XIX | Foto: Manuel Cabrera | AHEBC | Acervo fotográfico | 2012
Museo EBC | Foto: Fernando López Corona | AHEBC | Acervo fotográfico | 2010
Museo EBC   | Foto: Fernando López Corona | AHEBC | Acervo fotográfico | 2010
Museo EBC | Foto: Cecilia Sandoval Macías | AHEBC | Acervo fotográfico | 2012
Museo EBC | Foto: Cecilia Sandoval Macías | AHEBC | Acervo fotográfico | 2012
Museo EBC | Foto: Cecilia Sandoval Macías | AHEBC | Acervo fotográfico | 2012
Museo EBC | Foto: Cecilia Sandoval Macías | AHEBC | Acervo fotográfico | 2012
Alumnos de primer semestre visitando el Museo de sitio de la EBC | Foto: Cecilia Sandoval Macías | AHEBC | Acervo fotográfico | 2012

"Hoy los museos vuelven a ocupar un papel central en la cultura occidental, de la misma forma que lo ocuparon durante gran parte del siglo XIX".

Josep Ballart

El siglo XIX, siglo de las luces trajo consigo una nueva forma de comprender el mundo y la ciencia se convirtió el catalejo por excelencia para acercarnos a la realidad. Desde el positivismo se reconstruyeron las bases de la cultura occidental, el progreso y la modernidad ocuparon el objetivo central de los estados y, el pasado “oficial” y “la verdad” se erigieron como los guardianes de la historia de la humanidad. Los museos adquirieron entonces un rol fundamental al ser los custodios de innúmeros objetos que narraban el paso del hombre por la tierra: colecciones de historia natural, de arte, documentales, etc. La sociedad decimonónica dotó a los museos de su carácter de sobrios recintos contenedores del conocimiento del hombre, solemnes e inalcanzables. Y a pesar de la crítica de pensadores como Marinetti, Valéry y Adorno, la percepción del museo como lugar de culto se instaló en la opinión pública hasta bien entrado el siglo pasado.

Hoy en día, nuestra perspectiva del mundo ha cambiado, los sucesos acaecidos durante el siglo XX y la globalización han demostrado que las diferencias son lo que integran el diálogo y que la diversidad es parte fundamental de nuestra cultura: alrededor de un mismo hecho pueden coexistir diversas miradas y los símbolos contienen dentro de sí lecturas polivalentes.

Los museos también han cambiado. En la actualidad tienen diferentes y numerosos retos, comenzando porque cada uno atiende a una naturaleza particular dada por sus colecciones y su propia historia, lo que ha permitido una gran diversificación en la que encontramos museos de arte, historia, conceptuales, regionales, ciencia, casas museo, virtuales, entre muchos otros. De igual forma, atestiguamos un interesante movimiento hacia la museificación de la cultura, junto a la reinvención de mecanismos y formas discursivas para transmitir nuevos mensajes, mover a la reflexión y compartir y generar conocimiento, confiriendo al museo la capacidad de transformar al objeto en una obra de arte o en un poderoso concepto que comunica, transmite y cuestiona.

Uno de los cambios más significativos en los museos viene con los aportes vinculados a su dimensión social y que se detonan en gran medida a partir de la nueva percepción que el público tiene de ellos; su participación es la pieza medular. Hoy los museos responden a las necesidades locales: problematizan temas sustanciales para la comunidad, redimensionan espacios y resignifican conceptos.

En ellos se posibilitan otras formas de comunicación con nuevas definiciones y contenidos. Resignifica la cultura, al reinterpretarla y enriquecerla desde las diferentes lecturas de la sociedad. Esta participación activa del público asigna una consistencia significativa el sentido de pertenencia de cada comunidad y vincula estrechamente al museo con los valores culturales contemporáneos.

Por otra parte, al superar la idea del museo como espacio de conservación y difusión, se posiciona como lugar de investigación y de producción de conocimiento, al tiempo que se transforma también en un espacio de usos flexibles que da cabida a diversos formatos de diálogo, exposición, creación y estudio.

La tecnología abre nuevos senderos que nutren la cultura y en el caso de los museos las posibilidades se traducen en interesantes herramientas que permiten la digitalización de acervos bibliográficos, fotográficos y documentales; visitas guiadas que rompen barreras geográficas y dimensiones temporales que acercan al público propuestas y colecciones de cualquier parte del mundo; y finalmente en la oportunidad de crear apoyos museográficos que ilustren y reconstruyan objetos y ambientes perdidos en el pasado.

"Sin que la sociedad use su patrimonio, sin que lo necesite, sin que lo recupere y lo integre a sus formas de vida, sin que vuelva a ser algo cotidiano y próximo, sin que lo reivindique como un derecho, no hay futuro para el patrimonio".

María Luisa Cerrillos

Entre las áreas de competencia de los museos el concepto de patrimonio adquiere gran relevancia. La palabra patrimonio proviene del latín y nos remite al padre, a los bienes que heredamos (tangibles e intangibles). A partir de los dos miles, se ha enfatizado en categorías como patrimonio colectivo, cultural y de la humanidad.

Lo que es un hecho es la profunda relación que existe entre el museo y la conservación, difusión e investigación del patrimonio, ya que las colecciones contenidas en ellos se materializan en una herencia que continúa construyéndose y transmitiéndose de generación en generación. Si bien, está claro que las construcciones culturales se modifican a partir de movimientos históricos y sociales, desde siempre el concepto patrimonio se ha asociado con profundos valores (económicos, sociales y culturales) que generan vínculos entre los individuos, en un constante movimiento que comunica al pasado con el futuro e involucra a generación tras generación.

Hoy se habla también el derecho a poseer y recibir un patrimonio, así como de la obligación de acrecentarlo, estudiarlo y traspasarlo. El rol que desempeña el museo en este sentido es vital para la sociedad, su autorreflexión y su construcción.

"Nos interesa profundamente la importancia histórica del presente".

Manuel Gómez Morin

Fundador de la EBC

En 2007 rumbo a su 80 Aniversario, la EBC creó su Archivo Histórico, donde, desde entonces, custodia, cataloga, estudia e investiga diversos acervos (documental, fotográfico, bibliográfico y hemerográfico) que atestiguan la fundación y la historia de la institución desde 1929 a la fecha.

Meses después en mayo de 2008 nació el Museo EBC para dar cabida y forma a las investigaciones de su Archivo Histórico y para compartir con: alumnos, exalumnos, profesores y administrativos su mirada sobre la historia de la institución e invitarles a participar en la construcción de la misma mediante entrevistas, la donación de objetos y documentos vinculados al pasado de la EBC y la narración de sus memorias y recuerdos.

Entre los ejes temáticos de la historia de la EBC, su museo tematiza la historia de su fundación en el Banco de México y ofrece un acercamiento a la historia del ambiente intelectual y de la reconstrucción posrevolucionaria desde la mirada de la institución en su dimensión educativa: cartas, documentos, objetos, fotografías y revistas proveen de sentido el pasado de la bancaria y la traducen en, gracias a la participación de su comunidad, en una historia viva y dinámica que se encuentra en constante crecimiento.

El Museo se ha convertido en un espacio que reúne a los integrantes de la EBC y se vincula estrechamente con su pasado, sus valores, su memoria, acrecentando el valor del patrimonio histórico-cultural de la institución, al tiempo que fomenta su construcción y procura su difusión.

Alumnos, exalumnos, profesores y administrativos de la EBC tienen la posibilidad de participar como Amigos del Museo, compartiendo sus experiencias, donando objetos, imágenes y documentos, contribuyendo así a narrar la memoria de la bancaria y fortalecer el sentido de pertenencia hacia la institución tanto de generaciones pasadas como de las actuales.

Cuando una pieza (carta, máquina de escribir, fotografía o credencial) se activa con la memoria de quien la comparte y la historia de la institución, el objeto posibilita diversas lecturas que enriquecen el patrimonio EBC y aportan nuevos conocimientos.

El Museo de sitio de la EBC presenta exposiciones temáticas. A través de su Newsletter reporta, desde mayo de 2008, los resultados de la investigación de los acervos y colecciones de su Archivo Histórico mediante la página museoebc.org, espacio virtual en el que se encuentran digitalizados buena parte de sus fondos fotográficos, hemerográficos y documentales.

El ejercicio de autorreflexión que la EBC realiza a través de su Archivo Histórico y su Museo es una invitación a repensar y releer el pasado de la bancaria. El acercamiento a su patrimonio histórico es también un testigo de los cambios culturales de su comunidad y de sus nociones de continuidad.

"Un espejo en el que descubrimos lo que somos y los que vienen de fuera aprecian nuestras diferencias".

Rieviére

Hoy Museo EBC:

Reflexiona sobre el pasado en un ejercicio introspectivo a partir del cual se construye el relato de nuestra historia.

Busca conocer nuestra historia afianza nuestra identidad, construida desde la fundación de la EBC en 1929. Comparte los objetos, experiencias e imágenes con las que alumnos, exalumnos, profesores y amigos forman parte de esta historia viva.

Crea y difunde la historia compartida en la memoria de todos los que formamos la EBC.

La historia de la EBC afirma su identidad y subraya su permanencia y tradición.

____________________

  • Ballart, Josep, Manual de Museos, Madrid, 2008
  • Ballart, Josep y Jordi Juan i Tresserras, Gestión del patrimonio cultural, España, Ariel, 2001, (Ariel Patrimonio)
  • Guasch, Ana María y Joseba Zulaika, Aprendiendo del Guggenheim Bilbao. El museo como instrumento cultural, España, Ediciones Akal, 2007