Materia y memoria: La colección de máquinas de oficina de Museo EBC

Por Angela Regina Núñez Alonso

  “Las colecciones son entes vivos”  Ana Garduño    

¿Alguna vez se han preguntado por qué coleccionamos cosas? O ¿Por qué coleccionamos objetos que reúnen ciertas características en común?

Y es que existen múltiples factores que intervienen en el armado de una colección: motivos económicos, estatus político, intercambiar material para establecer lazos de afinidad, recuperación del conocimiento y del patrimonio, e incluso el deseo de admiración o reconocimiento.

Lo cierto es, que desde una mirada retrospectiva, la práctica del coleccionismo ha existido en lugares y tiempos diferentes[1].

Hay colecciones que nacen a partir del gusto de una persona o se construyen como instrumento de posicionamiento de los actores sociales, como en el caso de la conformación en el siglo XIX de una parte de los acervos del Museo Nacional de México, que paulatinamente introdujo objetos de donaciones de gremios laborales y de inventores que registraban sus primeras patentes.

Pero ¿Cuáles fueron los paradigmas y criterios establecidos por Museo EBC para conformar una colección de máquinas de oficina?

Rastrear el proceso de conformación de una colección siempre es muy interesante, en el caso de la colección de máquinas de oficina de Museo EBC esta tiene su origen en el año 2007, al mismo tiempo que se creó el Archivo Histórico EBC, seguido en mayo del 2008 de Museo EBC.

Sin lugar a dudas, la conformación de la colección simpatiza con la misión de Museo EBC que es generar sentido de pertenencia entre las comunidades de la EBC, contribuyendo a la construcción de su identidad, subrayando el prestigio que la institución ha tenido desde 1929.

El reto de Museo EBC y del Archivo Histórico ha sido conformar una colección de máquinas de oficina que sea un buen referente del patrimonio histórico de la EBC.

De acuerdo con este criterio, la colección posee máquinas que pertenecieron a diversas áreas administrativas de la EBC[2] y otras que han sido donadas por sus egresados[3] y administrativos.

La colección se integra por diversos modelos de calculadoras, dictáfonos, franqueadoras, impresoras, máquinas de escribir  y protectoras de cheques, que fueron fabricadas por las prestigiosas firmas: Underwood, Royal, Olympia, Oliver, Mercedes, Smith – Corona, Olivetti, Facit, Friden, Swift, Precisa, Víctor, Cifra, Remington  Rand, Monroe, Rheinmetall, Burroughs, Marchant, Brother, entre otras. 

Estas máquinas[4] fueron objetos muy populares a principios del siglo XX y motivo de asombro en los estudiantes de la década de 1950, debido a que optimizaron la productividad en diferentes ámbitos de negocios. 

Aludiendo a una anécdota, conscientes de estos beneficios, los contadores Alejandro Prieto y José Jiménez propusieron incorporar los modernos procedimientos mecánicos a los programas de estudio de las carreras de Contador Privado y Contador Público en La Bancaria mediante la creación del Laboratorio de Organización.

El laboratorio recibió en las aulas de la EBC a las más prestigiosas empresas de equipos de oficina que compartieron sus conocimientos a los estudiantes a través de una serie de conferencias y demostraciones prácticas de cada máquina.

En Museo EBC estamos orgullosos de contar con una colección de esta naturaleza, que documentan no sólo los avances de la mecanización contable a lo largo del siglo XX sino momentos claves en la historia de la EBC, como fue la incorporación de las computadoras Radio Shack TRS-80 modelo III[5] que a principios de la década de los ochenta pertenecieron al Centro de Cómputo del plantel Reforma y que son testigo de los avances tecnológicos que se incorporaron en la institución.

De ahí la importancia de estas preciadas máquinas de coleccionismo, ya que a través del contenido de estos objetos museales es posible activar la memoria de quien la comparte, por que documentan sucesos históricos, lo cual contribuye así a enriquecer la historia de La Bancaria  fortaleciendo el sentido de pertenencia hacia la institución. 

Es así, como una máquina de oficina, se convierte en ese preciso fragmento del pasado en el que se encuentra justamente nuestro presente, memoria “viva” de la EBC que atestigua lo que fuimos, somos y seremos.

 

Bibliografía

Garridos Ramos, Beariz. “La primera dama del Renacimiento: Isabella d’Este (1474-1539), promotora artística y mecenas”, Revista Historias del Orbis Terrarum, Anejos de Estudios Clásicos, Medievales y Renacentistas, vol. 8, Santiago, 2014: pp: 24-68. 

Maldonado Polo, José Luis. “El primer gabinete de Historia Natural de México y el reconocimiento del noroeste novohispano”, Estudios de Historia Novohispana, vol. 21, no. 021, 1999, pp. 49 – 66.

Morales Moreno, Luis Gerardo. Orígenes de la museología mexicana. Fuentes para el estudio histórico del Museo Nacional, 1780 – 1940. México, UIA, 1994.

Núñez Alonso, Angela Regina “Rodolfo Pinedo Torres, Entrevista”  Disponible en: http://museoebc.org/eventos/rodolfo-pinedo-torres Consultado el 7 de febrero de 2018. 

Núñez Alonso, Angela Regina. “Radio Shack TRS-80 Modelo III” Disponible en: http://museoebc.org/eventos/radio-shack-trs-80-modelo-iii Consultado el: 7 de febrero de 2018.

Pinedo Torres, Rodolfo. “Máquinas de oficina: una herramienta del contador”. Disponible en:   http://museoebc.org/eventos/maquinas-de-oficina-una-herramienta-del-contador Consultado el 7 de febrero de 2018. 

Schlosser, Julius von.  Las cámaras artísticas y maravillosas del renacimiento tardío. Una contribución a la historia del coleccionismo, Madrid, Akal, 1988.  

Sandoval, Cecilia. “Máquina de escribir Underwood no. 5” Disponible en: http://museoebc.org/eventos/maquina-de-escribir-underwood-no-5 Consultado el 7 de febrero de 2018. 

Vega y Ortega Báez, Rodrigo Antonio.  “La vida pública del Museo Nacional de México a través de la prensa capitalina, 1825 – 1851” Tzintzun. Revista de Estudios Históricos, núm. 59, enero-junio, 2014, pp. 94-138.   

 




[1] Juan de Berry (1340 – 1416), Isabella d’Este (1474 – 1539), Margarita de Austria (1480 – 1530), Giorgio Vasari (1511 – 1574),  Fernando de Tirol (1529 – 1595), Olaus Wormius (1588 – 1654), Francesco Calzolari (1521 – 1600), Ferdinando Cospi (1606 – 1686).  En la Ciudad de México por ejemplo, durante el gobierno de Carlos III[1] a finales del siglo XVIII, se intensificó la actividad coleccionista y bajo las ideas ilustradas surgieron acervos de diversa índole, proliferaron las colecciones privadas de funcionarios de gobierno, religiosos y “letrados”, entre ellos Francisco Antonio Lorenzana, Antonio de León y Gama, Guillermo Dupaix, José Antonio Alzate. En 1790 se conformaría el Gabinete de Historia Natural y en 1825 el Museo Nacional de México. Es en este período que el coleccionismo público debía dominar al privado, y concebirse como un acto patriótico.

[2] De las máquinas que provienen de las diversas áreas administrativas de la EBC contamos con: la calculadora Friden STW-10, diversos modelos de computadoras (Radio Shack TRS-80, Apple IIe, HP 150 Series 100,  Compaq LTE 286),  máquinas de escribir (Olympia, Torpedo, IBM eléctrica, Remigton, Brother eléctrica, Remington mod. 5)  protectora de cheques Speedrite e impresoras (Brother y Eltron P300).

[3] El 16 de agosto de 2008, don Rodolfo Pinedo Torres a nombre de la generación 1963 – 1968 que en ese entonces celebró su 40 Aniversario entregó a Javier Prieto Sierra, una máquina de escribir Underwood modelo no. 5.

El 24 de septiembre de 2013, el C.P. Miguel Ángel Rodríguez Sandoval, egresado de la  generación 1963 – 1968 donó a Museo EBC una calculadora CIFRA 211.

El 9 de enero de 2014, el Lic. Gabriel Romero Chávez, ex alumno de la carrera de Banca y Finanzas generación 1994 – 1998 donó la protectora de documentos Hedman 950 Sentinel.

El 25 de febrero de 2015, Rodolfo Pinedo Torres ex alumno de la carrera de Contaduría Pública generación 1963 – 1968 donó 38 ejemplares de su colección particular de máquinas de oficina.

El 19 de junio de 2017, Santiago Mobarak ex alumno de Contaduría Pública generación 1966 – 1971 donó una máquina de escribir Smith – Corona.

El 10 de julio de 2017, Manuel Ramos Rivadeneyra egresado de la carrera de Contaduría Pública generación 1967 – 1972 donó dos máquinas de escribir: la Royal Modelo no. 10 y la Oliver L-12. 

[4] En la revista Banca y Comercio se pueden encontrar anuncios de algunos líderes fabricantes. Disponible en: (Sitio oficial museoebc.org) http://museoebc.org/content/banca-y-comercio

[5] Núñez Alonso, Angela Regina. “Radio Shack TRS-80 Modelo III” Disponible en: http://museoebc.org/eventos/radio-shack-trs-80-modelo-iii Consultado el: 7 de febrero de 2018.