Marsella 44. Arquitectura. Segunda parte

Por Angela Regina Núñez Alonso

El artículo tiene como objetivo describir la ornamentación interior de las principales habitaciones de la casa de arquitectura porfirista localizada en la calle de Marsella no. 44, que en la actualidad es sede de EBC Rectoría y de su Museo.

Proyectada y construida entre 1908 y 1913 por el Ingeniero y Arquitecto Francisco Martínez Gallardo, el inmueble de arquitectura ecléctica consta de 2 niveles, la planta baja y la planta noble o primer piso. [1]

En la actualidad el edificio conserva el gusto arquitectónico y decorativo de la época, influencias predominantemente francesas. El nivel inferior esta impregnado del gusto catalano ya que las habitaciones poseen techos de bóveda catalana o tabicada, fabricada en su superficie por ladrillos colocados de canto creando una ligera curvatura. (Foto 1) Mientras que los accesos y ventanas son del tipo carpanel, un tipo de arco rebajado de origen gótico renacentista.

Los pisos están revestidos de mosaicos cuadrados de 20 cm de lado de mármol blanco y baldosas rectangulares de granito de 20 cm de largo x 10 cm de ancho colocados conforme a un patrón geométrico abstracto de ziz - zag regular. (Foto 2)

Las habitaciones de la planta noble son sumamente agradables, estilo Luis XVI. Las técnicas constructivas empleadas en la ornamentación interior reflejaban los modelos europeos, composiciones simétricas fabricadas con molduras de yeso cuyos moldes de hojalata eran importados de Francia e Inglaterra a través de comercializadoras como la “Casa Claudio Pellandini” o la “Compañía Mexicana Manufacturera de Barro”.

Las molduras “eran realizadas con lo que se llama masilla que se fabricaba de la siguiente manera: en la arena amarilla se provocaban huecos en los que se vertía la lechada de cal con mezcla, esto formaba una masa utilizable ya para la confección de las molduras. Estas eran moldeadas por láminas de hojalata, recortadas con el perfil deseado, se pasaba la lámina sobre la masilla quedando perfectamente moldeada”. [2]

El hall o sala principal que en la actualidad es la sala del Museo EBC posee un techo que simula un artesonado, el plafón fabricado en yesería se compone por molduras de nervaduras articuladas por florones. (Foto 3)

Perimetralmente el plafón (Foto 4) presenta un marco compuesto por repeticiones de dentellones o dentículos y una composición de tableros construidos con baquetones.

La cornisa tiene empotradas una serie de mensulas voladizas que poseen en el centro dos acanaladuras y en la parte superior decoración de pétalos. (Foto 5)

Los muros de esta sala están revestidos en la parte inferior con tableros de madera que miden 180 cm de altura. (Foto 6) Cabe apuntar que esta habitación posee una chimenea finamente tallada en madera, de estilo barroco conformada por un par de columnas estípites cuyo fuste esta recubierto por sartas de frutas que rematan con medallones que en el centro poseen el rostro de un infante y en la base un ave rapaz.

En una de las salas con vista a la calle de Marsella se instalaron en los techos dos medallones de yeso, uno redondo decorado con motivos florales (Foto 7) y uno mixtilíneo que incorpora en su diseño un par de conchas y ornamentación vegetal. (Foto 8) Los medallones tienen su origen en la arquitectura grecorromana y de estos pendían majestuosos candiles.

Perimetralmente las paredes de la habitación se coronan con diversos tipos de molduras, a manera de remate entre la unión de la cornisa y el friso encontramos una serie de ovas y dentellones rectos o dentículos. Un friso compuesto por repeticiones de volutas entrelazadas con ornamentos vegetales enmarcados por una moldura de perlas. Paralelamente otra banda decorada con roleos de zarcillos de doble giro que se disuelven en un medallón con perfil femenino. (Foto 9)

Los muros se acentúan con marcos de varios tamaños fabricados con baquetones o tiras de yeso de diversos tipos adosados con adornos de palmetas, zarcillos, ovas (Foto 10), conchas, guirnaldas y florones. (Foto 11)

Las seis puertas – ventanas de la habitación que permiten vislumbrar al exterior son de arco de medio punto cuya clave se encuentra engalanada con una concha. (Foto 12) Las puertas y ventanas se hacían en madera.

Un par de columnas con capitel estilo corintio con la figura central de un Sátiro [3] dividen la habitación, la iconografía nos permite suponer que la sala originalmente estaba dedicada a la música ya que las enjutas poseen como motivos ornamentales un par de instrumentos de viento. (Foto 13)

Del lado derecho del hall se encuentra otra sala principal que en la década de los sesenta se utilizó como comedor, esta habitación posee al centro una chimenea de mármol de Carrara y colocado en uno de los tableros del muro, un espejo. Dos puertas de arco de medio punto rematan con guirnaldas de yeso.

En medio del techo hay un hermoso medallón decorado con flores, zarcillos y copas. (Foto 14) Perimetralmente como remate tenemos un friso que conjuga distintos tipos de molduras: de hojas, conchas, perlas, roleos de zarcillos y copas. (Foto 15)

Un par de columnas con capitel ataviado con guirnaldas y hojas de acanto (Foto 16) abren paso a la “boínder” o “Bow Windows”, ventana saliente ricamente adornada con una cornisa conformada por una moldura de ovas, un friso compuesto por círculos entrelazados que armonizan extraordinariamente con las columnas jónicas que se encuentran adosadas a las ventanas de arco de medio punto. (Foto 17)

Las siguientes salas alternan algunos de los motivos ornamentales anteriormente descritos de muros y ventanas, pero algunas incorporan frisos conformados por repeticiones de guirnaldas y tableros adornados con copas de las que brotan ramilletes de hojas y flores.

Otras superficies murales eran revestidas con tapices y se cubrían con cuadros, retratos y espejos.

La casa de Marsella no. 44 es un tesoro arquitectónico dentro de la colonia Juárez en la Ciudad de México y por esta razón es un inmueble catalogado por el INBA, sus características ornamentales en general se ajustaron perfectamente al programa arquitectónico, priorizándose ornamentalmente la planta noble y mostrando en su interior el refinamiento de la decoración neoclásica.

Bibliografía 

  • Barré, A. Pintura, Vidrieria, Decoración, Embaldosados. Madrid, Editorial Bailly-Baillière, Col. Pequeña enciclopedia Práctica de Construcción Nº 8, 1928. 
  • Bravo Wagner, Carlos Antonio. Estudio analítico de las tipologías y sistemas constructivo – estructurales de la vivienda del Porfiriato en Guadalajara, Jalisco, México. Universidad Politécnica de Catalunya Escola Técnica Superior D´Arquitectura de Barcelona, Tesis Doctorado en Construcción, Restauración y Rehabilitación Arquitectónica, agosto, 2013. 
  • Berty, Adolphe. Dictionnaire de L’Architecture du Moyen Age contenant tous les termes techniques pour faure ou comprende les descriptions des monuments, Paris, A Derache, Libraire – Editeur, 1845. 
  • Katzman, Israel. Arquitectura del siglo XIX en México, Tomo I, México, Centro de Investigaciones Arquitectónicas, Universidad Nacional Autónoma de México, 1973.
  • Sánchez Castro, María. “Sátiros y ninfas protagonistas de dos cuadros del Museo de Huesca”, Alazet, 14, 2002: 371-372.


_______________

  1. La servidumbre se alojaba en la planta baja y se comunicaban directamente por las escaleras interiores con los dueños de la casa que habitaban la planta noble. 
  2. Bravo, Carlos. 2013, pp. 99.
  3. Para la mitología griega los sátiros son seres que forman parte del cortejo del dios Dioniso representando el espíritu de la naturaleza salvaje, “su aspecto es humano y están dotados de orejas puntiagudas, cuernos y en ocasiones  patas de cabra…” (Sánchez, 2002:371 – 372). Tocan el aulós con cuya música despiertan pasiones.