María Guadalupe Ortiz Ortiz

Angela Regina Núñez Alonso

Contador Público generación 1975 - 1979

María Guadalupe Ortiz Ortiz tenía 14 años cuando su papá la inscribió en la EBC. Para ella, ingresar a la Bancaria significó un cambio muy grande, que la impresionó mucho. Recordó que el primer día de clases su papá la acompañó hacia el salón, que era muy grande con aproximadamente 60 compañeros. Guadalupe nos comentó que todos estaban muy nerviosos, su horario era de 8 de la mañana a 2 de la tarde; en aquel tiempo el plan de estudios era el de Bachillerato de Ciencias Sociales con una duración de tres años y al concluir egresaban como técnicos en Contabilidad.

Entre las materias que cursó en el Bachillerato estuvieron Derecho laboral, Derecho mercantil y Contabilidad, asignaturas que le gustaron mucho por lo que decidió estudiar la carrera de Contador Público, cuyo plan de estudios se ofrecía en conjunto con el Instituto Politécnico Nacional.

En el primer semestre de la licenciatura había dos tipos de horarios de cursos a elegir, el horario continuo que era de 8 a 13 horas y el discontinuo de 7 a 9 de la mañana y de 6 a 9 de la noche. Por lo regular, los alumnos que trabajaban elegían siempre el segundo. Sin embargo, a partir del tercer semestre el horario era discontinúo para todos.

Guadalupe nos comentó que en ese tiempo vivía en La Herradura, de su casa a la Bancaria realizaba un recorrido de aproximadamente 40 minutos, los primeros dos años su papá la llevaba a la escuela, después abordaba “las ballenas” y “los delfines” que eran unos camiones que recorrían Reforma.

De sus vivencias en la EBC nos platicó que cuando ella estudió, Alejandro Prieto era el director y que la mayoría de sus libros de contabilidad fueron escritos por él. También nos dijo que le agradaba mucho el ambiente de la escuela, ya que tenía muy buenos maestros, entre los que destacó a Raúl Niño Álvarez quien impartía Contabilidad, Enrique Partida Bush de Estadística, Benjamín Morales de Filosofía, Miguel Gussynié de Taller de Lectura y Redacción, Javier Prieto de Informática, el profesor Calderón de Economía, Res Bonilla de Mecanografía, el profesor Carrillo de Derecho Mercantil y el Lic. Hernández de Derecho Laboral.

Recordó que el profesor Raúl Niño Álvarez le impartió la materia de Principios de Contabilidad en el bachillerato, lo describió como un maestro muy estricto, al que respetaban mucho. El profesor padecía conjuntivitis crónica, debido a esto siempre portaba lentes oscuros y cuando daba sus clases se cerraban las persianas del aula porque le lastimaba mucho la luz, pero en una ocasión tiraron las persianas y los compañeros fueron a buscar periódicos para cubrir las ventanas, y cuando el profesor ingreso al salón estuvo muy agradecido con ellos.

En aquel tiempo, la escuela aún tenía la fachada antigua, contaba con una cafetería sencilla, las bancas de los salones eran de madera, dobles y a la hora de dar la clase todos tenían que estar dentro del salón. Del personal administrativo recordó al jefe de prefectura, el Lic. Hernández quien también les impartía la materia de Derecho Laboral y al prefecto el Lic. Martínez a quien apodaban “Chespirito”.

De sus compañeros rememoró a Carmen Borja, Adela Castro, Ruth Locuay, Luz María Ortiz, Ofelia Reynoso, Nicolás Martínez, José Antonio García y Rafael Miranda, amistades que hasta la fecha sigue frecuentando.

Acerca de su vida en la escuela nos dijo que fue una época maravillosa, después de clase paseaban por la Zona Rosa y se reunían a tomar café en los Vips de Dinamarca y de Niza, en los restaurantes “El Armel” y el “Sanborns”. También iban a las funciones de cine que se proyectaban en las Salas de Arte Godart que estaban en Niza, al Cine Latino que se ubicaba en Reforma, al Cine Diana y al Cine Chapultepec. En otras ocasiones por la tarde visitaban el bar del Hotel del Paseo y el boliche, que estaba por el Monumento a la Madre.

Al concluir sus estudios de licenciatura en 1979, su generación realizó una misa de graduación en la Iglesia de Nuestra Señora de Lourdes. Obtuvo el grado de Contador Público en 1984 presentando la tesis Auditoría de Activos Fijos.

De su trayectoria profesional nos comentó que en agosto de 1979 comenzó a trabajar en la Dirección General de Sanidad Animal de la Secretaria de Agricultura como auxiliar contable hasta 1985 en que ascendió al puesto de Jefe de Oficina de Contabilidad. Después en 1998 ingresó en el despacho contable Figueroa y Asociados. En el 2000 durante la gestión del presidente Zedillo realizó auditorías de la presidencia. Posteriormente, hizo revisiones en el Instituto de Administración Pública y de una Constructora.

En la actualidad, realiza contabilidades de manera independiente de personas físicas y morales. Y nos comentó que es importante continuar actualizándose porque los procesos van cambiando.

Para concluir nos dijo que la EBC es una escuela muy reconocida, que le dejó muchos conocimientos y amigos, la forma para salir adelante y poder trabajar. A los alumnos actuales les envía el siguiente mensaje: “Aprovechen su clases, que al final es lo que les va a sacar adelante, ya que de esto van a vivir”.