Máquina Hedman 950 Sentinel

Angela Regina Núñez Alonso

Protectógrafo

Una de las piezas que conservamos en el Museo EBC y que da cuenta de la historia de la tecnología y seguridad aplicada a los negocios es la Máquina Hedman 950 Sentinel, protectora de documentos donada a nuestro Archivo Histórico el 9 de enero de 2014 por el Lic. Gabriel Romero Chávez, Amigo del Museo y exalumno de la carrera de Banca y Finanzas Generación 1994 – 1998 de la EBC.

Como una medida de seguridad para evitar la alteración y falsificación de los documentos financieros a finales del siglo XIX se introdujeron en el mercado las timbradoras de seguridad o protectógrafos. Entre las compañías que manufacturaron estas máquinas se encontraban G. W. Todd & Company, Kruse & Weiss Motor Co., Defiance Machine Co., Beebe Indelible Check Protector Company, E. E. Angel & Co., The D & G Supply Co., Universal Manufacturing Co., Zono Manufacturing Co. y Hedman.

Fessler & Evans (F&E) y Hebert R. Hedman fundaron en 1914 la compañía Hedman al comercializar una protectora de documentos negociables. Posteriormente en 1927 John W. Carlson cedió a la Compañía Hedman de Chicago Illinois la patente no. 1,798,455 correspondiente a la “Check writing machine”, un tipo de máquina que imprimía cantidades con relieves entintados que servían como comprobantes de seguridad sobre los cheques y otros tipos de documentos.

La máquina Hedman de nuestra colección consigna que fue manufacturada en Chicago, Illinois, y presenta como número de serie el 950 - 18C4266.

La operación del protectógrafo se realizaba manualmente de manera sencilla y rápida, el mecanismo de impresión era controlado por el usuario por medio de un conjunto de teclas y una palanca. El orden de impresión de los caracteres era de izquierda a derecha y se podía efectuar a manera de sello en una gran variedad de documentos de diversas medidas. Se podían imprimir cantidades de hasta 10 dígitos y al inicio tenía las letras THE SUM seguido del signo de pesos $.

La timbradora poseía un cartucho de tinta intercambiable, el tipo de tinta que utilizaba para imprimir era indeleble y podía ser roja y azul; con lo que se obtenía un documento a prueba de manipulaciones. Además, la máquina incluía un sistema de seguridad conformado por una cerradura que permitía detener la sucesión de los tirajes al girar la llave.

El sistema de este tipo de máquinas desde su creación ha tenido pocas modificaciones, empresas especializadas en producirlas continúan comercializándolas junto con las innovadoras protectoras electrónicas que forman parte del mobiliario de los bancos comerciales en la actualidad.