Lázaro Cárdenas del Río

Por Teresa Cecilia Sandoval Macías
Gral. Lázaro Cárdenas del Río | Presidente de México de 1934 a 1940 | bicentenario.gob.mx
El Gral. Leobardo Ruiz abandera a la EBC a nombre del Gral. Lázaro Cárdenas del Río | 24 de octubre de 1942 | AHEBC | Acervo fotográfico | 1942
El Gral. Leobardo Ruiz dirigiendo unas palabras a los estudiantes de la EBC | 24 de octubre de 1942 | AHEBC | Acervo fotográfico | 1942
Decreto presidencial expedido a la EBC por el Gral. Lázaro Cárdenas (fragmento) | 11 de septiembre de 1939 | AHEBC | Acervo documental | 1939
Fragmento del Diario Oficial que designa el de Decreto Presidencial otorgado a la EBC | AHEBC | Acervo documental | 1939

(1895-1970)

Nacido en Jiquilpan, Michoacán, fue un trascendente militar, estadista y político mexicano. Peleó en las tropas revolucionarias de Martín Castrejón y alcanzó el grado de General. De 1928 a 1930 fue Gobernador de su estado natal y posteriormente Secretario de Gobernación durante el gobierno de Pascual Ortiz Rubio.

Fue Presidente de México del 1° de diciembre de 1934 al 30 de noviembre de 1940. Su gobierno sucedió cuando el país continuaba su reconfiguración tras la lucha armada y durante la difícil coyuntura internacional provocada por la Segunda Guerra Mundial. En el gobierno siguiente, encabezado por Manuel Ávila Camacho fue Secretario de Guerra y Marina.

El General Cárdenas realizó importantes acciones para el sector agropecuario como la creación de los ejidos y la reforma agraria, consolidó las bases del Partido Nacional Revolucionario, que con el tiempo tomaría el nombre de Partido Revolucionario Institucional (PRI) y nacionalizó la red ferroviaria y recursos naturales como el petróleo.

En materia internacional, a pesar de la advertencia fascista sobre no intervenir, su gobierno recibió a miles de republicanos españoles que encontraron el exilio como única opción ante la guerra civil.

La figura de Lázaro Cárdenas se ha vinculado a una filosofía social con acciones incluyentes que involucraron desde el sector político y el educativo hasta el económico y diplomático. Desde el enfrentamiento con el General Plutarco Elías Calles, que rompió definitivamente con el Maximato, hasta la creación de organismos sindicales como la CNC (Confederación Nacional Campesina) y la CTM (Confederación de Trabajadores de México) parecía leerse una orientación ideológica que abrazaba los postulados marxistas con los que el siglo XX había iniciado movimientos sociales. Sin embargo, muchos historiadores opinan que Cárdenas no pretendía seguir el modelo soviético. En materia educativa, intentó consolidad el sentimiento nacionalista a través de la enseñanza desde postulados como la educación socialista, que pretendía hacer llegar instrucción básica a todo el pueblo para generar así la conciencia y el progreso constante que tanto necesitaba el país. Si bien, este intento fracasó, el gobierno cardenista logró importantes avances como la fundación del Instituto Politécnico Nacional (IPN), en conjunto con intelectuales españoles y Daniel Cosío Villegas convirtió la Casa de España en el Colegio de México (Colmex) y creó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Es preciso señalar que hasta finales de la década de los 40, el panorama político alrededor de la educación fue muy polémico. Hubo personalidades como Narciso Bassols, secretario de Educación, quien enfrentó la fuerte oposición de maestros rurales y sindicados; como Manuel Gómez Morin, quien siendo Rector de la Universidad Nacional en 1934, sostuvo la lucha por su autonomía; y Antonio Caso, quien en su debate con Vicente Lombardo Toledano defendió la necesidad de pluralidad ideológica en la enseñanza.

El artículo 3° constitucional fue reformado en 19361. En él se ordenaba la exclusión de la influencia y el manejo de la Iglesia en la educación. Hecho que tuvo violentas repercusiones, sobre todo en el sector privado.

La EBC, fundada desde 1929, vivió un caso excepcional, ya que lejos de ser suspendida por el influjo reformista, fue favorecida en sus labores académicas. El 11 de septiembre de n 1939 el presidente Cárdenas promulgó un decreto donde se reconocen oficialmente sus estudios y se otorga la misma validez oficial a sus títulos que la de las instituciones públicas.

El decreto entró en vigor a partir de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, el 13 de octubre de 1939.2 En él también se estableció que la Secretaría de Educación Pública (SEP) revalidaría los programas y documentos de la Escuela. En su artículo 4° otorga a la Institución un amplio reconocimiento, al conferirle la libertad de crear planes de estudio propios en sus distintas áreas académicas, privilegio que continúa vigente hasta hoy:

...La Escuela Bancaria y Comercial podrá establecer cursos para las carreras de Contador Privado, Secretario Taquígrafo, Contador Público, Funcionario Bancario, y las demás que en el futuro estime pertinentes, previa aprobación por parte de la Secretaría de Educación Pública de sus planes de estudio, programas y métodos de enseñanza.

Copia de dicho documento puede ser consultada en el Archivo Histórico de nuestra Institución. Entre las numerosas interpretaciones que se desprenden de él, destaca la intensa labor realizada por hombres como Agustín Loera y Chávez, al frente de la EBC, así como el prestigio que ésta alcanzó en una década gracias a sus egresados y a su planta docente.

Sobre el gobierno cardenista, es importante reflexionar que, en la actualidad, se lleva a cabo una revisión crítica de la historia política del siglo XX en México, en la que se reflexiona a la luz de diversas teorías; algunas demuestran que a la larga, las consecuencias de ciertas decisiones fueron poco afortunadas mientras que sobre otras, continúan descansando las instituciones de este país. Sin embargo, a pesar de la crítica de diversos detractores, muchas acciones del sexenio del General Cárdenas marcaron un periodo de crecimiento económico, cultural y tecnológico en el país, e incluso, algunos estudiosos consideran que es en él cuando se concluye el periodo revolucionario.