La diferencia entre el ejercicio de la profesión del Contador Privado y Contador Público

Angela Regina Núñez Alonso

La carrera de Contador Privado surge en la EBC en 1932 al mismo tiempo que fue fundada la institución de manera independiente. La carrera fue diseñada conforme a las necesidades económicas y sociales de su tiempo, así la formación del estudiante estaba encaminada a que se desempeñara al egresar de la bancaria en la administración de las empresas. El contador privado prestaría sus servicios en la empresa organizando, supervisando, coordinando, registrando e interpretando la operación contable.

El programa de estudios tenía una duración de 3 años y comprendía, en el primer curso las materias de Contabilidad Comercial, Cálculos Mercantiles, Organización y Funcionamiento de Oficinas (incluyendo Documentación Mercantil, Redacción Comercial, Ortografía Práctica y Métodos Modernos para el trabajo de oficinas), segundo curso de Contabilidad Comercial; y el segundo de Cálculos mercantiles y Elementos de Organización Jurídica (Derecho Mercantil).

La carrera de Contador Privado se impartía de lunes a viernes en los llamados Cursos Diurnos de 9 a 12 pm y de 3 a 5 pm y para Empleados en un horario de 6 a 9 pm. También se podía cursar a través del Sistema de Enseñanza por Correspondencia. Al finalizar la carrera se acreditaba la misma con un Diploma.

Siete años después, en 1939 nacería la carrera de Contador Público con el plan de la Secretaría de Educación pública y en 1943 la carrera de Contador Público y Auditor se incorporaría a la Universidad Nacional. Tiempo después la designación fue Contador Público Titulado y en 1954 el plan de estudios fue incorporado al del Instituto Politécnico Nacional.

La carrera de Contador Público duraba 5 años y se impartía los primeros tres años de lunes a viernes de 8 a 12 pm y de 3 a 5 pm, ya que a partir del cuarto año se adaptaba conforme a las necesidades del estudiante en su ejercicio profesional.

El Contador Público egresado de la bancaria tendría como campo de acción sectores más amplios de desarrollo, desde la dictaminación de la situación financiera de la empresa a través de las auditorías hasta fungir como consultor de las empresas ya que cuenta con los conocimientos necesarios para ejercer su opinión en materia jurídica, mercantil, fiscal y financiera.

“El Contador Público es también el apoyo indispensable en que el administrador, el empresario, el inversionista, encuentra la guía para controlar, sistematizar, interpretar el estado económico o financiero de las empresas, normando así en forma preponderante su política comercial y su conducción.”