Gustavo Mondragón Hidalgo

Querido Profesor de la EBC

“Con el tiempo nos damos cuenta que lo material es secundario, lo que necesitamos es ser humanistas”.

C.P. Gustavo Mondragón Hidalgo

La Escuela Bancaria y Comercial ha reunido en sus pasillos numerosas generaciones de estudiantes que han compartido con grandes profesores conocimientos sobre áreas contables y financieras desde 1929.

Uno de los profesores distinguidos que es recordado con cariño por cientos de estudiantes de la Bancaria y admirado por quienes lo conocieron y trabajaron con él es don Gustavo Mondragón Hidalgo.

Gustavo Mondragón nació el 31 de agosto de 1912 y fue un destacado Contador Público poseedor de una brillante y dinámica carrera, como atestigua la semblanza biográfica escrita por Miguel Zapata Olvera en 2005. [1]

Fue uno de los primeros estudiantes de la carrera de Contabilidad en el siglo XX en México y ejerció como tal a lo largo de toda su vida laboral.

Inició sus estudios contables en la Escuela Superior de Comercio y Administración en 1924, donde fue alumno de las primeras generaciones de la carrera de Contador Público, iniciada en 1928. Su examen profesional ocurrió el 27 de febrero de 1935 con la defensa de la tesis “Contabilidad de Construcciones” en la que se reflejaban los procedimientos contables modernos; fue examinado por Alfredo Chavero, Maximino Anzures, José Bravo, Nicolás Pizarro Suárez y Joaquín Ibarrola y su título profesional fue expedido el 30 de agosto de 1944 por la UNAM en los días que Alfonso Caso fue rector.

Gustavo Mondragón participó en la Primera Convención Nacional de Contadores de mayo de 1957 y en 1962 la Revista Dirección y Control publicó el artículo “El dictamen y sus salvedades” que abrevó en la mesa redonda dirigida por él en el Congreso de Hermosillo, Sonora.

Fue estudiante de grandes contadores como Fernando Díez Barroso, Tomás Vilchis, José Bravo, Roberto Casas Alatriste y el chileno Arnold Harmony y profesor de otros tantos, en la EBC y en la Escuela Nacional de Comercio y Administración en la UNAM.

Gustavo Mondragón Hidalgo comenzó a trabajar desde muy joven compaginando sus estudios, los primeros años al colaborar con don Tomás Vichis en 1928 -quien era comisario del Banco de México- y después en los departamentos contables de empresas como El Buen Tono en 1929; con grandes figuras de la contabilidad como don Roberto Casas Alatriste y en 1934 en Fomento y Urbanización, institución dedicada a la construcción, donde redactó gran parte de su tesis.

Posteriormente trabajó con Joaquín Ibarrola Grande en la Industria Embotelladora de México y con Julio Freyssinier Morin en su despacho contable. De 1943 a 1946 fue auditor del Hipódromo de las Américas y poco después, gerente del Ingenio azucarero Pedernales en Michoacán y auditor interno del grupo industrial El Águila de Héctor Peralta.

En la década de los cincuenta Gustavo Mondragón Hidalgo puso su primer despacho contable y en 1957 ingresó al sector público como auditor interno de la Comisión Federal de Electricidad y tiempo después fue el fundador de la Contraloría del sector. Durante 1969 y 1970 fue director financiero de CONASUPO y, un año después es nombrado coordinador de asesores del profesor Hank González.

De 1986 a 2002 también fue asesor de Ricardo González Cornejo, dueño de Grupo Industrial Casa; y en 1999 participó con Federico Lamick en la Comisión de Avalúos de Bienes del Distrito Federal. En 1982 abrió otro despacho contable.

En reconocimiento a su trayectoria contable el Colegio de Contadores Públicos de México lo distinguió con la Presea Rafael Mancera en marzo de 2011. [2]

En la Escuela Bancaria y Comercial fue profesor de 1935 a 1942 y de 1944 a 1946 en los diferentes grados de las materias de Moneda y Crédito, Estudio Contable de las Sociedades Mercantiles, Auditoría, Estudio de Problemas Profesionales y Contabilidad de Costos; e impartió clases en el edificio ubicado en Palma 44, donde la institución estuvo por cerca de una década- y fue uno de los afortunados en inaugurar el emblemático edificio de Reforma 202.

Zapata Olvera consigna que Gustavo Mondragón llegó a la EBC para suplir la clase de Segundo de Contabilidad que Alejandro Prieto daba desde 1931 y que, algunos años después, reconociendo su ejercicio docente y contable lo contrató para realizar los casos prácticos de la segunda edición del libro de Principios de Contabilidad en 1938.

En la EBC recordamos con profundo agradecimiento y cariño a don Gustavo Mondragón Hidalgo, profesor distinguido de la Institución.