Gabriela Claudia Mendoza Sánchez

Por Angela Regina Núñez Alonso

Secretaria Ejecutiva en español

Generación 1986 – 1989


“El incursionar en diversas áreas de la EBC, me permitió adquirir conocimiento,  tener una visión diferente y sensibilizarme ante las necesidades de la gente”. 


En esta ocasión la entrevista que tuvimos en Museo EBC fue con Gabriela Claudia Mendoza Sánchez, egresada de la carrera de Secretaria Ejecutiva en español, quien ejerció  su profesión en la bancaria durante 23 años.


Gabriela nos narró que después de terminar la secundaria en un colegio para mujeres de la Ciudad de México, tomó la decisión de estudiar una carrera corta que le permitiera poder crecer profesionalmente y apoyar económicamente a su familia. Su padre le recomendó estudiar en la bancaria y así fue que a los 14 años, con grandes sacrificios de sus padres, comenzó a estudiar en la EBC.

Recordó que el primer día de clases fue muy impresionante para ella, la bancaria aún poseía su antigua fachada de tezontle, el acceso era por Reforma y le pareció una escuela muy grande, con salones muy bonitos y amplios con ventanales de marcos blancos con persianas.  Mencionó que su grupo estaba conformado por aproximadamente 40 alumnas, que estudiaban en un horario de 9 a 3 de la tarde y en los últimos semestres hasta las 5 porque cursaban una materia adicional: “Laboratorio de Máquinas Electrónicas”. 

Fueron seis semestres muy intensos en que cursaban de 6 a 7 materias: “Mecanografía” impartida por la profesora Aurora Rico Díez de Bonilla, “Taquigrafía” con Carmen Álvarez, “Documentación” con el Lic. Nicolás Sosa Gómez y “Español” con Alejandro Zavaleta Síntora.

Para ella, uno de los mejores maestros que tuvo fue Alejandro Zavaleta quien pacientemente la impulsó para continuar con sus estudios, con él adquirió una buena ortografía y redacción, y desarrolló habilidades de comunicación.

De sus días de estudiante, se acordó que aprendió “Mecanografía” en las máquinas de escribir Olympia, que eran muy grandes y pesadas, de color gris y teclado negro y rígido.

Y nos habló que en el último año para ser evaluadas en dos materias: “Relaciones Públicas” impartida por la profesora María del Pilar García Mendoza y “Administración” con la maestra Verónica Guevara, tuvieron que realizar un proyecto por equipo consistente en crear una empresa.

Su equipo estuvo conformado por sus compañeras y amigas Beatriz Méndez, Carmen Navarro y Aidé Márquez, juntas incursionaron en una empresa de “Lencería fina”.   “Fue una experiencia muy bonita y de gran aprendizaje, ya que fuimos a las tiendas y tomamos fotografías para armar nuestros catálogos, investigamos los documentos necesarios para la apertura de una empresa, buscamos lugares reales para la instalación de la misma, etc…”.

En ese entonces el Director de la EBC era Don Alejandro Prieto Llorente, un hombre que imponía, con mucho conocimiento y diligencia, inculcando siempre que hubiera disciplina y respeto en la escuela.

Entre las anécdotas que nos compartió destaca que en los últimos semestres estudiaron en los nuevos salones del edificio que llamaban “El Anexo”, donde hoy se encuentra el auditorio Alejandro Prieto.

Al concluir los estudios de generación, tenía lugar la tradición de un evento final con mariachis en el patio del plantel donde participaban los egresantes de todas las carreras, evento que pocos semestres después se llevó a cabo en la calle de Nápoles.

Terminaron de estudiar en junio de 1989, Gabriela tenía 17 años y su madre le dijo que era momento de que trabajara, por lo que fue a solicitar empleo a varios sitios pero por su edad e inexperiencia no la aceptaban. 

En esa época el C.P. Nicolás Cuéllar, Director de Control Escolar y el Ing. Enrique Zepeda, Secretario General, tenían vacantes para el cargo de mecanógrafa y atención a los alumnos, por lo que le pidieron a la profesora Verónica Guevara que les recomendara alumnas egresadas de sus grupos de Secretariado. Una de ellas fue Gaby, quien pronto recibió una llamada de la maestra Susana Villanueva, encargada de Recursos Humanos, ofreciéndole la posición. 

Así fue como el 10 de julio de 1989 comenzó su trayectoria laboral en el área de Control Escolar de la EBC, elaborando los certificados de licenciatura y atendiendo a los alumnos en el mostrador de la misma área.

A los pocos meses, ingresó como Secretaria del C.P. Nicolás Cuéllar como Director de Control Escolar, posteriormente él ascendió a la Secretaría General de la EBC y ella continuó como su Secretaria.

En ese tiempo tuvo la oportunidad de impartir clases a un grupo de secretariado y así durante algunos semestres más. Las materias que impartió fueron: taquigrafía, mecanografía y word a la última generación de secretariado de la bancaria.

Posteriormente colaboró en varias áreas más de la EBC hasta llegar a Atención a Alumnos como asistente de la Coordinación. Después de algunos años, fue nombrada Asistente de la Dirección Gral. de Administración y Finanzas con el C.P. Rodolfo Quintana Rocha.

Otra de las anécdotas que compartió sobre su trayectoria laboral fue el participar en el primer proceso automatizado de reinscripción a los alumnos cuando ella trabajaba en el área de Atención Alumnos.

“Eran jornadas de 7 de la mañana a 10 de la noche de todo un equipo de trabajo, el área de Sistemas, de Atención a alumnos, Prefectura, Cajas. Todos trabajamos en equipo y no había problema con los horarios,  no era pesado porque nos desempeñábamos en un ambiente de cordialidad y apoyo. Para nosotros fue un reto muy importante: optimizar el proceso de reinscripción. Eran dos períodos en julio y en enero, desde meses antes pensábamos en toda la logística, pero terminaba el proceso y era una satisfacción muy grande”.

Para finalizar nos compartió que lo que más le gustó de la EBC fueron los valores aprendidos: responsabilidad, honestidad, respeto. Mencionó que es una institución con mucho prestigio, que se preocupa por crecer y por actualizarse.

A los estudiantes les dice que la escuela tiene y les ofrece todo para prepararlos bien académicamente, lo demás depende de ellos “…vívanla y aprendan a portar la camiseta EBC, es un gran orgullo y responsabilidad”.

Finalizó agradeciendo a todas aquellas personas en la Institución que creyeron en ella y que le brindaron la oportunidad de poder crecer y desempeñarse laboralmente durante 23 años. 

GRACIAS.