Fuimos, somos, seremos

Por Vanessa Puga

Conocer la Historia es saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Es construir un camino a través de la memoria y enriquecer el presente a través de las experiencias de otros. De esto me acuerdo especialmente en las reuniones de Amigos del Museo EBC.

Yo no estudié en la Escuela Bancaria Comercial. Pero desde hace cuatro años asisto puntualmente al Evento de Amigos del Museo. Me recuerda que siempre debemos ver de dónde venimos para saber cómo se construyó el camino sobre el que andamos.

El pasado 22 de mayo fue el evento del 2014. Con la batuta llevada por Cecilia Sandoval, Directora del Museo y el Archivo Histórico de la EBC, el evento inició con buenas nuevas. El Museo participa dentro de las actividades de la AMABPAC, lo cual hace que el Archivo entre en una categoría importante: ¡las grandes ligas de los Archivos! El trabajo llevado a cabo por Cecilia puede llegar a más personas ahora, gracias a la red de apoyo que supone una Asociación de Archivos Históricos de la categoría de la AMABPAC.

El Museo EBC crece día con día gracias al apoyo de todos los alumnos, exalumnos y grandes amigos que ha ido ganando a lo largo de los años. El gran ejemplo de la velada fue Agustín Tagle, quién diera un inspirado y conmovedor discurso, además de aportar nuevas adquisiciones para el Museo, incluyendo, ¡grata sorpresa!, el discurso de salida del exrector de la EBC. ¿Por qué grata sorpresa? Porque debemos recordar que nosotros estamos construyendo la Historia del Futuro. Como bien rezaban los letreros en el Auditorio: “Fuimos, somos, seremos”: nuestro día a día va forjando lo que futuros estudiosos llamarán Historia. Conservar textos, discursos dichos hoy, es preservar la historia del futuro.

Y es que, no lo notamos, pero poco a poco se logran grandes momentos, como los 85 años de una escuela del calibre de la EBC. Estos 85 años se conmemoran con el libro Trece Historias, en el que se trabajó con amor a lo largo del año pasado— y que todos los asistentes al evento recibimos como parte de las muchas gratas sorpresas de la velada.

Además, para celebrar la Historia, Cecilia y su equipo habían preparado unas lindas postales con momentos congelados para la eternidad: frases y fotos de los que han pasado parte de su vida (estudiantes, docentes, administrativos) en esta institución.

Como cada año, se dio un reconocimiento a los nuevos amigos del museo, a todos los que a lo largo del año aportaron un poquito más a este entretejido que es la narración de la historia. Cada evento de los amigos del museo es una celebración no sólo de los logros del Archivo y del Museo, sino un recordatorio de que la historia la construimos todos. Por eso me he sentido honrada al asistir cada año a ser testigo de la construcción de esta historia. ¡Que sigan viniendo más años, más historias y más amigos al museo!