Enrique Montalvo Bravo

Por Teresa Cecilia Sandoval Macías
Credencial Cursos por Correspondencia | Donada por el C.P. Enrique Montalvo Bravo | AHEBC | Acervo documental | 1944
Carpeta con cuadernillos del Curso de Auditoria | Donada por el C.P. Enrique Montalvo Bravo | AHEBC | Acervo documental | 1944
Credencial EBC | Donada por el C.P. Enrique Montalvo Bravo | AHEBC | Acervo documental AHEBC | Acervo documental | 1954
Directorio de Arco noticias, donde don Enrique encabeza la publicación | Donada por el C.P. Enrique Montalvo Bravo | AHEBC | Acervo documental | 1954
Credencial Curso de Auditoria | Donada por el C.P. Enrique Montalvo Bravo | AHEBC | Acervo documental | 1962
Don Enrique Montalvo Bravo | Benefactor del Museo | Foto: Fernando Antonio López Corona | AHEBC | Acervo fotográfico | 2009

 Benefactor del Museo

  • Funcionario Bancario - 1944

  • Contador Público - 1954

  • Cursos de Auditoria - 1962

Iniciamos el 2009 haciendo votos para que toda la comunidad EBC reciba buenos momentos y muchas satisfacciones. La Sociedad de Amigos del Museo continúa creciendo y en esta primera emisión del Newsletter del Museo compartimos la experiencia de Don Enrique Montalvo Bravo quien estudió la carrera de Funcionario Bancario en la década de los cuarenta y la de Contador Público años después.

 Muchos de nuestros egresados tienen brillantes carreras que nos sirven de ejemplo a seguir, en ellas se entrelazan historias de hombres y mujeres que disfrutan de sus entornos familiares, de proyectos personales y del amor por su ejercicio profesional.

Don Enrique Montalvo siempre se ha distinguido por ser una persona inquieta y apasionada por la lectura. En la entrevista que nos regaló platicó que él nació en Veracruz, donde no había una amplia oferta educativa, posteriormente su padre, que era empleado de Ferrocarriles Nacionales mudó a su familia a Puebla, en Apizaco, donde tampoco encontró la opción que le interesaba para estudiar a pesar de la existencia de colegios jesuitas y salesianos.

La Escuela Bancaria y Comercial ofrecía la oportunidad de estudiar por correspondencia a jóvenes de toda la República Mexicana e incluso de otros países de América Latina, a través de los Cursos por Correspondencia que ofrecía desde 1932 y que sentaría las bases para los modelos de educación a distancia subsiguientes.

Desde Apizaco, Don Enrique decidió estudiar Funcionario Bancario mediante este sistema a principios de 1944; las oficinas de la Escuela se encontraban aún en Palma 44 y era ahí a dónde se remitían los cuestionarios de evaluación y las diferentes comunicaciones entre estudiantes y la Institución. Nos platica que las lecciones eran muy comprensibles y que se adaptaban muy bien a su espíritu inquisitivo y emprendedor.

De esta época recuerda que todo el tiempo libre que tenía cuando iba a la Escuela a entregar sus cuestionarios lo invertía en la Biblioteca. De sus compañeros únicamente se acuerda de Roberto de la Vega, ya que al no estudiar en aulas no conocía a muchas personas y nos comenta que, aunque la Biblioteca de Palma era pequeña, tenía muy buenas cosas.

Años después regresó a México donde ingresó a la carrera de Contador Público en Cursos Orales, asistiendo ya al edificio de Reforma 202 en los años cincuenta. Al respecto nos explica que él siempre fue “un hombre de retos” y que, a pesar de que su padre quería que trabajara en Ferrocarriles, se decidió por la Contabilidad y llegó solo a la Capital.

Gracias a la preparación que adquirió en la EBC y a su pasión por la contabilidad, el contador Montalvo desempeñó una importante carrera en la empresa Ford Motor Co. por más de 30 años, a partir de 1946, época en la que continuaba estudiando.

Nos platica que en Ford la disciplina era tremenda pero que no tuvo ningún problema en acatar las normas y que vivió muchas experiencias muy buenas ahí, aunque presenció dos huelgas a lo largo de todo este tiempo.

No obstante, ocupó los puestos de encargado de las secciones de facturación y cuentas por pagar para posteriormente, desempeñar el puesto de jefe de la sección de costos y de la de nóminas del personal de talleres. También estuvo colaborando con el jefe de la sección de Precios y contenido de unidades terminadas tanto de camiones como de automóviles ensamblados en la planta de ensamble.

La empresa se ubicaba en aquel entonces en la Calzada de Guadalupe y ahí fue donde empezó su carrera como asistente de auditoria interna y descubrió que le interesaba mucho.

Don Enrique terminó sus estudios estando en la Ford y nos comenta que en el área de auditoria para él fue la más importante, ya que le proporcionó una visión panorámica de toda la empresa y le fue muy bien ahí, ya con el carácter de asistente del gerente y analista de estados financieros.

Además, siendo congruente con su espíritu inquieto y autodidacta, continuó aprendiendo y participando en diferentes cursos, tanto en Ford como en su alma máter, la EBC.

En 1976 es nombrado gerente de la sucursal del segundo canal de distribución de la empresa Mylsa, S.A. de C.V. supervisando las áreas de crédito y cobranzas, refacciones y accesorios y taller de servicio.

En 1986, por necesidades del servicio, fue trasladado a Mylsa matriz como gerente de auditoria interna, comentándonos que fue él quien diseñó el proyecto de auditoria que fue puesto en práctica a partir de ese año, con excelentes resultados.

Don Enrique nos comenta que él “nació para ser Contador Público”, sus éxitos en Ford y posteriormente en Mylsa le trajeron grandes satisfacciones como premios y reconocimientos, de entre los que recuerda especialmente un viaje en crucero a Países Bajos y otras ciudades de Europa.

Nos platica también que aún estando en Apizaco obtuvo un primer premio en un concurso de taquimecanografía. El premio fue una máquina de escribir y la velocidad que alcanzaba en ella le ayudó a conseguir buenos resultados en las pruebas de mecanografía que la Ford hacía a mediados de siglo.

Sobre sus lecciones en la EBC nos explica que cuando tenía dudas o surgían problemas en su trabajo consultaba su libro de Auditoria de Alejandro Prieto Llorente y Luis Ruiz de Velasco, ya que lo consideraba su guía, en otras palabras, su “tumbaburros”.

Entre las actividades que realizaba fuera del ámbito profesional destacan el periodismo y el tiro con arco, Incluso en 1954 fundó un grupo alrededor de este deporte y creó la revista Arco Noticias. Don Enrique considera este arte como una actividad desestresante y la disfruta mucho.

De igual forma, en 1952 trabajó como redactor en la revista Prisma, desaparecida ya hace años, enfocada a temas de cultura general como cine, radio, televisión, deportes y toros.

Actualmente, sigue con interés la situación económica y política del país; fiel a su amor por la lectura devora periódicos y cualquier libro que cae en sus manos. Nos comenta con una sonrisa que le gusta mucho recibir la Ventana y leerla. Tiene dos hijas y una nieta.

La última vez que Enrique Montalvo Bravo estuvo en la EBC fue en 1962, ahora regresa como Amigo del Museo y nos dice que está muy contento, que la EBC “es una gran escuela”.

____________________

Muchas son las historias que tienen como punto de partida la EBC. Te invitamos a compartir tus experiencias con la gran comunidad EBC. Gracias al apoyo de los afiliados y benefactores estamos preservando el Archivo Histórico de la EBC.

Afíliate donando al Museo piezas de valor histórico para la comunidad.