El Tesoro de la Juventud

Por Teresa Cecilia Sandoval Macías

Donación de Martha Huerta Fernández de Ovando

Amiga del Museo EBC

Había aprendido a llorar con su madre leyendo a los poetas locales que se vendían en plazas y portales en folletos de a dos centavos.
Pero al mismo tiempo era capaz de recitar de memoria la poesía castellana más selecta del Siglo de Oro.
En general leía todo lo que le cayera a las manos, y en el orden en el que le caía,
hasta el extremo en que mucho después de aquellos duros años de su primer amor,
cuando ya no era tan joven, había de leer desde la primera página hasta la última los veinte tomos del Tesoro de la Juventud.”
El amor en los tiempos del cólera
Gabriel García Márquez

El Tesoro de la Juventud o Enciclopedia de conocimientos fue una popular obra que se consolidó como importante referente cultural en el público infantil y juvenil de América Latina en el siglo XX. Sus 20 tomos, resguardados por pastas de cartón duro de color verde, contienen la adaptación de la enciclopedia The Book of Knowledge, editada por el estadounidense M. W. Jackson cerca de 1910 [1].

Jackson apoyó sus textos en las publicaciones del diario infantil británico Children newspaper de 1908. Su principal objetivo, como lo demuestran las páginas del Tesoro, era transmitir conocimiento a los niños de manera atractiva y didáctica, al tiempo que se despertaba la curiosidad y se fomentaba el descubrimiento.

Al ser la primera enciclopedia diseñada para niños y jóvenes, rápidamente fue elegida como parte de Bibliotecas escolares y traducida a diversos idiomas. Su contenido se adaptó al país en el que se distribuiría y, para 1920, existían ya varias ediciones, bajo la consignar de universalizar conocimientos y considerar aspectos locales.

En México, El Tesoro de la Juventud forma parte de numerosas bibliotecas privadas, ya que gracias al sistema de venta por tomos y a domicilio, muchas familias la integraron a sus colecciones y cientos de personas llevan sus palabras en la memoria.

El 14 de marzo de 2013, la C.P. Martha Huerta Ferández de Ovando donó a Museo EBC los 20 libros de su Tesoro de la Juventud.

Los ejemplares se encuentran en perfecto estado y, al igual que el resto de las ediciones de todo el mundo, carecen de fecha de publicación, sin embargo, a partir de la información que nos proporcionó Martha, creemos que puede datarse hacia los años 50. Otro dato interesante es que la numeración no se interrumpe entre volúmenes, lo que ofrece una sensación de unidad y continuidad en el discurso.

El Tesoro de la Juventud es un texto que generaciones y generaciones de niños y jóvenes mexicanos han leído y disfrutado. Las estrategias de escritura y lectura con las que fue diseñado, permitieron que fuera una importante fuente de conocimiento considerada, incluso, parte de la bibliografía de diversos cursos escolares.

Los contenidos se agrupan en muy diversas temáticas bajo la figura de “Libros” como El Libro de América Latina, El libro de nuestra vida, El libro de la narraciones interesantes, El libro de la poesía, El libro de hechos heroicos, El libro de lecciones recreativas y El libro de los “por qué”. Y es de este último del que se desprende la dinámica de la enciclopedia: el descubrimiento a través de la pregunta: ¿Ejerce atracción la Luna sobre las aguas del mar?, ¿Por qué no vemos en la obscuridad?, ¿Deben tener fin todas las cosas?, ¿Se sienten los sonidos?, ¿Por qué cae la manzana?... La propuesta es construir conocimiento a partir de la reflexión científica en palabras sencillas y cordiales.

Los textos se desprenden de un pensamiento positivo que propone descubrir la vida a partir de la ciencia y la tecnología, el lenguaje que emplean es atractivo y estimula la imaginación; y, naturalmente, están acompañados por hermosas ilustraciones y fotografías que completan la información. El Tesoro de la Juventud propone una mirada optimista de la humanidad y de su futuro.

Cabe destacar que a manera de prólogo, el texto Un verdadero cuento de hadas, expone la estrudtura de la enciclopedia y sus secciones desde la mirada del hada, la Reina ciencia, quien tiene la misión de guiar, a través de la tecnología y los avances científicos, a todos aquellos curiosos que quieran descubrir el mundo.

Martha Huerta es exalumna de la EBC de la generación 1962 y se afilió como Amiga del Museo en enero de 2013. Ahora, comparte con la comunidad su colección de El Tesoro de la Juventud, que formará parte de los acervos bibliográficos del Archivo Histórico de la EBC y estará disponible para consulta en sala.

____________________

1. Clara Ruiz, María y Bernardo J. de Oliveira, ¿Qué es lo que toda “persona culta” debe saber?.Conocimientos universales y locales en dos versiones de una enciclopedia infanto–juvenil. http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/art_revistas/pr.5016/pr.5016.pdf