El acervo fotográfico del Fondo Escuela Bancaria y Comercial

Por Angela Regina Núñez Alonso

Muchos ojos, muchas miradas.

¿Podemos aprehender la realidad del pasado valiéndonos de las imágenes?

Existe una discusión sobre la capacidad de una fotografía para considerarse documento o testimonio de la realidad.[1] En el siglo XIX los discursos en torno a la fotografía se desplegaban en dos vertientes: una que cuestionaba si era arte o no, y la otra inmersa en el positivismo que consideraba el acto fotográfico como una reproducción de los objetos que posaban ante una lente. Es en la década de los 30 del siglo XX que las fotografías se empezaron a coleccionar y a partir de la de los 70 se consideró como un campo de estudio teorizado por diversos autores.[2]

Walter Benjamin articuló la historia y la fotografía, concibió la imagen fotográfica como el vehículo que permite concebir la historia, el pasado en el presente, en una constelación donde el medio fotográfico tiene la capacidad de fijar un momento determinado en el espacio y en el tiempo.[3]

Una fotografía es una imagen que comunica un registro, un testimonio de la sociedad que la produce, un contenedor de historias, en el que habitan diversos elementos, se registran hechos concretos, a la vez que es una imagen abierta a innumerables interpretaciones. Asimismo, posee potencial discursivo y puede ser generadora de reflexiones sobre la realidad de nuestro entorno. Puede contener diversidad de temas: retrato social y cultural donde es posible reconocer múltiples actores sociales, memoria gráfica colectiva, de identificación local, de diferencias, similitudes y realidades compartidas. Comprende diversos signos, plásticos (colores, formas, composición, texturas), icónicos y lingüísticos (textos) que se estructuran en un mensaje visual. Elementos de la imagen que el receptor activará interpretando de acuerdo a su contexto personal.

Para quienes se acerquen al acervo fotográfico de la Escuela Bancaria y Comercial, la experiencia resultará no sólo apasionante sino una devolución de la memoria, ya que los materiales fotográficos generados por la Escuela Bancaria y Comercial dan cuenta, principalmente de la historia de la institución, memoria gráfica de eventos que han sido considerados importantes para la institución y su comunidad, registro de sus edificios, de grupos de alumnos, profesores, ex alumnos, administrativos, escenas de la vida académica, artísticas, deportivas, sociales y culturales.

El acervo fotográfico de la EBC conserva físicamente y digitalmente fotografías en blanco y negro que datan de 1929, período que corresponde a la fundación de la Escuela Bancaria en el Banco de México. Las concernientes al producido entre 1932 a la década de los sesenta también son en blanco y negro, y las generadas a partir de esta fecha hasta el 2003 a color.

Algunos de estos materiales poseen sus negativos y se resguardan de manera física en el Archivo Histórico EBC. Mientras que las fotografías producidas desde 2003 a la actualidad han sido generadas digitalmente.

Bibliografía

Barthes, Roland. La cámara lúcida. Nota sobre la fotografía. España, Paidós Comunicación, 1989. 

Benjamin, Walter. Das Passagen-Werk. Madrid, Akal, 2005, p. 459.

Del Valle Gastaminza, Félix. “El análisis documental de la fotografía”, España, Facultad de Ciencias de la Información, Universidad Complutense de Madrid, 2001, p. 13.

 

 




  1. "La fotografía no es una copia fiel de la realidad, no es una reproducción de algo que existe o ha existido. La fotografía es una representación icónica mucho más codificada de lo que habitualmente se admite. Y aunque se acuñen frases que pasan a ser estereotipos que la definen como la cristalización del instante visual, el certificado de presencia o la reproducción no mediatizada, lo cierto es que la fotografía se separa mucho de la realidad o, incluso, de la percepción humana de la realidad". Sobre todo porque elimina lo que no es susceptible de ser registrado por medios ópticos; reduce la tridimensionalidad del mundo real a la bidimensionalidad propia del plano; y además no reproduce el movimiento, sino que detiene el tiempo y elimina o altera el color. | Del Valle Gastaminza, Félix. “El análisis documental de la fotografía”, España, Facultad de Ciencias de la Información, Universidad Complutense de Madrid, 2001, p. 13.
  2. Para Roger Barthes “La imagen fotográfica es la reproducción analógica de la realidad y no contiene ninguna partícula discontinua, aislable, que pueda ser considerada como signo. Sin embargo existen en ella elementos retóricos, susceptibles de funcionar independientemente como mensaje secundario. Es la connotación, asimilable en este caso al lenguaje. Es decir: el estilo lo que hace que la foto sea lenguaje”. Barthes, Roland.  La cámara lúcida. Nota sobre la fotografía. España, Paidós Comunicación, 1989. 
  3. “Imagen es aquello en donde lo que ha sido se une como un relámpago al ahora en una constelación. En otras palabras: imagen es la dialéctica en reposo. Pues mientras que la relación del presente con el pasado es puramente temporal, continua, la de lo que ha sido con él ahora es dialéctica: no es discurrir, sino una imagen, en discontinuidad”. | Benjamin, Walter.  Das Passagen-Werk, Libro de los Pasajes, Madrid, Akal, 2005, p. 459.