Distintivo Mérito

Por Teresa Cecilia Sandoval Macías

La perfección ha de estar en sí;

La alabanza en los otros.

Gracián



Al estudiar la historia de la Escuela Bancaria y Comercial, leer cuidadosamente sus publicaciones y conversar con sus exalumnos, resulta muy claro cuáles son los momentos más importantes dentro de su devenir académico, y entre las constantes que han formado parte de su historia desde 1929 destacan las ceremonias de fin de año, la entrega de diplomas y, naturalmente, la fiesta de graduación que es esperada con gran ilusión por los estudiantes, sobre todo cuando ingresan el último año de su carrera.

Si bien en los más de 80 años de vida de la EBC se han registrado cambios en las formas para festejar la culminación de los estudios (las primeras generaciones en los años 30 disfrutaban de un elegante desayuno presidido por los directivos de la institución en los mejores restaurantes del centro de la Ciudad de México; en los 60, ya en el plantel de Reforma 202, los mariachis sobre la lateral de Reforma y la calle de Nápoles era la tradición más querida; finalmente, en los 2000 se configura en cada uno de los campi su muy particular forma para celebrar) hay constantes que se han fortalecido con el correr de los años.

Desde el pensamiento sociológico sabemos que el hombre es un ser que requiere de ritos para medir el paso del tiempo, formar parte de los ciclos vitales y para consignar los eventos trascendentales para los integrantes de la comunidad.

El reconocimiento a los estudiantes destacados forma parte importante de la ritualidad existente alrededor del cierre de los ciclos académicos, junto con las palabras de las autoridades, de profesores y de algún representante de la generación se completa la ceremonia en la cual el nuevo profesionista se integra a la sociedad con un estatus diferente y con una misión contundente.

Desde 1935, la EBC realiza la ceremonia de entrega de Premios para los alumnos que hayan obtenido las mejores marcas y hayan demostrado el mejor desempeño a lo largo del ciclo escolar: anual en un principio y ahora semestral. Los premios y estímulos otorgados también se han ido modificando, durante los primeros 50 años de vida de la escuela aproximadamente se trataba de premios en efectivo (inicialmente 500 pesos y 1000 a partir de 1959) donados por las más prestigiadas instituciones bancarias mexicanas, en especie como el juego de plumas aportado por Rafael B. Tello y la máquina de escribir portátil de la firma Underwood que año con año regalaba Mariano Soni.

Destacadas personalidades en el ámbito bancario acudían como invitados especiales a cada evento y dedicaban algún mensaje a los jóvenes premiados. Por ejemplo, el 20 de diciembre de 1951 asistieron Luis Garrido, Rector de la UNAM y ex profesor de la EBC, y Raúl Noriega, Oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda [1]; y al año siguiente el 18 de diciembre, Adolfo López Mateos, Secretario del Trabajo y Rodrigo Gómez, Director General del Banco de México [2]. 

Pero es en 1963 que se instituyen los botones de mérito:

…el galardón –sea medalla, botón, banda, diploma…, en fin, un símbolo cualquiera- se convierte para quien lo recibe en un verdadero tesoro sentimental, y para los demás en un ejemplo de cómo la excelencia en alguna de las actividades humanas puede y debe reconocerse.

[…]

La Escuela Bancaria y Comercial ha creado nuevas distinciones para sus buenos alumnos. A partir del año actual se otorgarán los distintivos de mérito escolar a todos los alumnos de primer año que hayan aprobado en todas las asignaturas de la carrera que siguen… [3]

Los distintivos se entregaban al concluir el ciclo a los estudiantes que terminaban satisfactoriamente todas sus materias y observaban excelente conducta, los había lacados en diferentes colores y cada uno pertenecía a un grado distinto:

  • Amarillo – 1° año 
  • Azul – 2° año 
  • Rojo – 3° año 
  • Plata – 4° año

El botón de oro se entregaba por cinco años, y en palabras de los estudiantes que en 1967 escribían en Ventana estudiantil, …en que el alumno necesita aprobar todas sus materias, lo cual parece sencillo, pero observando el número de alumnos que lo obtiene, se llega a la conclusión de que realmente es un mérito su obtención. [4]

Hoy los distintivos de Mérito constituyen motivo de orgullo para todos los estudiantes que los obtuvieron y forman parte de una tradición que se mantuvo vigente por más de 30 años. En Museo EBC contamos con algunos, la única colección completa que resguardamos fue donada en 2009 por el Nicolás Cuéllar Romo, exEBC Distinguido y Vicerrector de nuestra Institución.



____________

  1. Crédito. Revista comercial y bancaria, vol. XI, no. 4, enero de 1952 
  2. Crédito. Revista comercial y bancaria, vol. XII, no. 4, enero de 1953 
  3. Banca y Comercio, 2ª época, vol. II, no. 1, enero de 1963, pp. 9-12 
  4. Ventana estudiantil, vol. 8, no. 1, diciembre de 1967, p. 2