C.P. María Estela Verdejo Silva

Por Angela Regina Núñez Alonso
María Estela Verdejo Silva | Amiga del Museo | AHEBC | Acervo fotográfico
Generación de Contadores Públicos 1963 | Estela Verdejo sentada a la derecha en la primera fila | AHEBC | Acervo fotográfico | ca. 1963
Titulo de la C.P. María Estela Verdejo Silva | Donado por Estela Verdejo | AHEBC | Acervo documental | 1974
Estela Verdejo Silva en la Galería de Arte Marstelle | 2012 | AHEBC | Acervo fotográfico
C.P. Estela Verdejo Silva | 2012 | AHEBC | Acervo fotográfico
Evento Anual Amigos del Museo | De izquierda a derecha Rodolfo Pinedo, Angela Núñez y Estela Verdejo | 15 de marzo de 2012 | AHEBC | Acervo fotográfico

Contador Público

Generación 1963 – 1968

La contadora María Estela Verdejo Silva, ex alumna de la Escuela Bancaria y Comercial en entrevista para Museo EBC nos compartió sus recuerdos de cuando estudio en la institución y nos platicó cómo ha sido su trayectoria profesional.

Nació en la Ciudad de México el 30 de marzo de 1947. Su padre era contador y le recomendó estudiar en la Escuela Bancaria y Comercial, por lo que ingresó a la bancaria a los 14 años. Recuerda que su primer día de clases fue esplendoroso y sorprendente, por la impresión que le causó estar en un grupo muy grande en “salón 36”,con compañeros de diversas edades y por la presencia de profesores como Raúl Niño Álvarez, quien impartía la clase de Prácticas Comerciales:“…una persona pulcra, exigente y que enseñaba muy bien”. Acto seguido, también mencionó a los maestros Seler, Ojeda y Alejandro Prieto.

Del director Alejandro Prieto nos comentó que para ella fue un ídolo, porque cada libro, cada práctica estaba hecha por él, todo se basaba en lo que él había creado. “Era como un ángel, transparente, siempre sonreía. Así como Luca Pacioli fue el padre de la Contabilidad, para mi don Alejandro representa el padre de la EBC, con sus prácticas, con sus libros, con sus conocimientos y su gran educación. Conocimientos, honestidad y valores. Eso para mi es don Alejandro”.

Cuando le preguntamos por sus compañeros, mencionó a Víctor Keller, Polo Vidal, Lino de Prado, Ángel Alvarado, Ricardo Montes, Carmen Munguía, Lupita y Gina Bassol, Gloria García, María Elena Cuervo, Eva López, Lina Vargas, Ana María Soto, Roberto Zarate, Agustín Vázquez, Arturo Rebora, José Luis Figueroa, López Velarde, Leticia Piñuelas, Rodolfo Pinedo, Elizabeth Barbosa, Miriam Pascasio, Cesar Volti,  Raúl Velches, Pepe Prisca y a Toño Matas.

Pensar en sus compañeros la lleva a recordar el final de su carrera, nos platicó que su misa de graduación fue en una iglesia ubicada en Río Tíber y la fiesta en la Hacienda de los Morales.

A las preguntas sobre su vida profesional nos respondió recordando que el profesor Niño Álvarez les decía que “mientras ustedes no trabajen no van a aprender, aquí en la escuela aprenden, pero cuando trabajan el sueldo es la mínima parte porque lo que van a aprender en el trabajo es lo que tiene más valor, él nos incitaba a trabajar.”

Nos dice que como estaba muy segura de lo que aprendía en la escuela,inició su trayectoria profesional a los 16 años, mientras cursaba el primer año de profesional. Su primer empleo fue como Auxiliar de Contador en la Óptica Económica que se ubicaba en la calle de Madero; recuerda que realizó un examen para ingresar y que se sorprendió porque contestó muy rápido. En ese tiempo los cursos en la EBC empezaban en enero y se impartían enhorarios mixtos, el diurno terminaba a las 10 a.m. y el vespertino comenzaba a las 6 p.m., así que de 10 a 5p.m. laboraría, sin embargo, su jefe, no respeto su jornada laboral y al prolongarse el horario de salida comenzó a faltar a la primera clase, lo cuál le molestó he hizo que renunciara al poco tiempo.

Después se enteró de una vacante en los Cursos por Correspondencia de la Escuela Bancaria y Comercial, se entrevisto con la maestra López Aguado que era la directora y fue aceptada. Mantuvo este trabajo hasta finalizar sus estudios en la escuela. 

Los Cursos por Correspondencia consistían en un sistema a distancia de estudios de Contabilidad. Su logística incluía el envío en paquete de las mismas prácticas de Contabilidad elaboradas por Alejandro Prieto y el libro dePrincipios de Contabilidad para el curso de un año, su seguimiento se realizaba por teléfono o correspondencia. La mayoría de los estudiantes eran de América Central, Nicaragua, Santo Domingo, Dominicana y Estados Unidos. Los alumnos mandaban por correspondencia la práctica, los profesores las calificábamos y las volvíamos a mandar vía correo postal corregidas y con observaciones.

También durante este período impartió la materia de Sistemas Mecánicos de Registro, dónde se realizaba una práctica de Alejandro Prieto en una especie de máquina semiautomática. En esta se llevaban las tarjetas de clientes y deudores de manera mecánica.

Después, en 1969 trabajó en el Departamento del Distrito Federal.En 1972 fue Auxiliar en la Dirección de Auditoría, a la par que realizó contabilidad privada.

En 1973 ingresó como Auxiliar de contador a la Caja de Previsión Social de la Policía del D.F. que se encargaba de reunir las aportaciones de los policías para Fondo de ahorro, préstamos, jubilaciones, pensiones y vivienda. Pronto ascendió a Asesora financiera del Gerente y estuvo en éste puesto por 13 años.

En este período obtuvo una beca para estudiar Administración de Negocios Japoneses en Yoyogi Center, después una beca en México de la UCLA en Administración para Altos Ejecutivos y en Edimburgo cursó una especialidad en Planeación Urbana.

A su regreso, trabajócomo Subdirectora de Auditoría Fiscal en la Tesorería del D.F. y finalmente, ascendió al puesto de Directora de Auditoria Fiscal.

Desde hace 29 años Estela Verdejo es propietaria de la Galería de Arte Marstelle, donde se ha desempeñado como gestora y promotora en el mercado del arte nacional e internacional. Entre los artistas con los que ha trabajado enlista a Rolando Arjona, Rubén Contreras, Héctor Cruz, Guy Demun, Raymundo Martínez, Gustavo Montoya, Aliria Morales, Leonardo Nierman, Ricardo Pérez Alcalá, Antonio Ramírez, Juan Manuel Salazar, Enrique Sánchez, Homero Santamaría, Hermenegildo Sosa, Miguel Ángel Suárez, Romeo Tabuena, Adrián Tavera, Francisco Urbina, Alberto Vázquez Navarrete y Rosi Vélez.

Nos comenta que también en la galería ha tenido oportunidad de aplicar los principios éticos que aprendió en la Escuela Bancaria y Comercial. Recuerda que el profesor Rodrigo Valle les decía que si no querían ser contadores no fueran contadores, pero si querían serlo o ser boleros, o lo que hicieran en la vida fueran los mejores. Así, Estela comenta que la bancaria le dejó el saber administrar sus recursos tanto materiales como humanos en tiempos de crisis, dentro de un mercado de arte.