Corazón Geográfico

Por Juan Carlos López Gaviño

Primera Parte: Campus Vecinos de la EBC

A cada ciudad del país se le ha asignado una zona especial en la que, en su momento, se ubicó el verdadero centro geométrico de su desarrollo urbano, espacios cuyo nombre, de un tiempo para acá, han tenido que llevar consigo el adjetivo ‘Histórico’, dando lugar a los afamados lugares turísticos que albergan leyendas y que gozan de distinciones internacionales como los mismísimos Patrimonios Culturales de la Humanidad.

Para las instituciones es diferente, algunas cuentan con grandes headquarters en importantes zonas comerciales o financieras, otras que se caracterizan por ser propietarias de una gran extensión de alguna ciudad y otras por tener valles enteros. Sea cual sea su situación todas contienen en ‘su lugar’ ese aire especial que conservan los espacios físicos en los que alguna vez habitaron sus fundadores, esas construcciones con historia arquitectónica y simbólica que jamás podrán dejar de representar la identidad de cada una.

En una visión ecléctica acerca de estos lugares se pueden identificar a los Campus Vecinos de la EBC y si bien la institución ya no tiene un centro histórico, comenzó por identificarse con su región para después buscar nuevos horizontes y atreverse a tener más espacios con los cuales fusionarse y comenzar a escribir una historia en común. En la Ciudad de México, la Delegación Cuauhtémoc, cuna de EBC, la ha visto crecer de muchas maneras y refugiarse en uno de sus sitios más espaciales:

La historia del sitio, que la Escuela Bancaria y Comercial eligió como suyo, está en medio de la antiquísima Colonia Juárez, lugar en el que se encuentran el Campus Reforma, el Campus Dinamarca y el propio edificio de Rectoría. Desde la primera mitad de la década de los años cuarenta, la EBC mudó su edificación principal al emblemático domicilio en Paseo de la Reforma 202. Cuando éste se terminó de construir, bajo el diseño de Mario Schjetnan, fue visitado por personalidades del medio político y académico como Mario de la Cueva y Julio Jiménez Rueda.

Posteriormente, Augusto H. Álvarez estuvo a cargo de la adición de los edificios de Insurgentes y diseñó también el edificio que hoy ocupa Rectoría, incluso las modificaciones a éste último fueron llevadas a cabo por su hijo, el reconocido arquitecto fue quien también erigió, en conjunto con Leonardo Zeevaert, la Torre Latinoamericana en el centro de la Ciudad de México. Por su parte el Campus Dinamarca se terminó de construir en 2003, bajo la dirección del despacho Sánchez Arquitectos, y obtuvo una mención honorífica en la categoría Educación en la 8va Bienal de Arquitectura Mexicana.

Es sabido que la urbanización responde a dinámicas demográficas e incentivos inmobiliarios; ‘La Juárez’ es digna representante del fenómeno. La tendencia que marcó su historia viene precisamente desde finales del siglo XIX y los primeros indicios de modernidad que marcaron para siempre a la capital de país.

¿Qué más sabemos de la Colonia Juárez? Lo que podemos averiguar acerca del corazón geográfico de la EBC es mucho más de lo que podemos llegar a conocer. Ha sido un territorio modificado intensamente, en donde cada rincón atesora su propia historia y envuelve un sueño del extranjerismo que jamás se ha podido apropiar de la zona, a pesar de sus esfuerzos. La colonia Juárez es descendiente de franceses e ingleses pero sus padres fueron mexicanos y el sabor de Latinoamérica modifica día con día la vertiginosa rutina para los que viven, trabajan, estudian y pasean ahí. Sus construcciones son victorianas, coloniales, neoclásicas o modernas y detrás de cada monumento y bajo la sombra de sus abundantes árboles existe un silencio que tranquiliza y atrae, algo que te hace libre de elegir entre luz y oscuridad. Entre las Calles de Niza y Florencia ésta colonia guarece a la afamada Zona Rosa, otra víctima del paso del tiempo que según cuenta un relato es ‘muy inocente para ser roja y muy atrevida para ser blanca’, aquí el esparcimiento reina y cada calle es un dilema entre diversión y descanso. Aquí hay más representaciones artísticas como verdaderos monumentos de lo que algún día simbolizó y de lo que aún representa la cultura pícara mexicana. Un gran triángulo, formado por el Paseo de Bucareli, Paseo de la Reforma y Avenida Chapultepec, es en el mapa la famosa colonia; un área postal de código 06600, que vitorea a sus visitantes su propia fama y ruega que descubran su verdadera identidad.

Tratando de dar indicios de dónde y cómo descubrir ésta identidad les hago un recuento breve de la historia que aquí se encuentra:

El ‘sueño de Maximiliano’, por ejemplo, hoy hecho realidad y conocido como Paseo de la Reforma es uno de los extensos límites de la Colonia Juárez; este proyecto fue el que propició el desarrollo de la colonia hacia la época porfiriana. El Paseo fue también adornado por monumentos grandiosos y estatuas de tamaño real provenientes de todos los estados de la República.

Contiene grandes emblemas que identifican a la ciudad y al país, como la gloriosa Columna de la Independencia y su ‘Ángel Equilibrista’. Por su parte, el ‘Reloj Chino’, la Glorieta de Colón, la Estatua de Cuauhtémoc, la Diana Cazadora, la Puerta de los Leones y su Estela de Luz, así como lo que queda del Acueducto de Chapultepec rodean a la vibrante colonia como sus guardianes.

La Colonia fue bautizada el 21 de marzo de 1906, con esto se deduce que tiene más de cien años; en sus aniversarios, organizados por vecinos y la Secretaría de Cultura del Distrito Federal, la EBC ha sido sede de sus celebraciones en las que se hacen conciertos, exposiciones de todas las artes, conferencias y presentaciones de libros. Si bien, su historia data desde finales del siglo XIX, fue a inicios del siglo XX que el sitio tomo forma de colonia y se convirtió en lo que es hoy.

El espacio que ocupa es más bien una región neutral entre el norte y el sur; al mismo tiempo es la puerta hacia el oriente de la ciudad y apunta al Bosque de Chapultepec como adueñándose de su entrada. El Ingeniero Miguel Ángel de Quevedo construyó los Departamentos del Buen Tono para 1913, al otro extremo de la colonia. En el mismo año, la Colonia Juárez fue declarada zona neutral durante la Decena Trágica en la Revolución, para que ahí se hospedara el personal diplomático y las representaciones extranjeras. En 1925 se comenzó a construir lo que hoy es la Secretaría de Salud con la esperanza de que se terminara de urbanizar por completo el espacio de las Calles Lieja y Chapultepec, para entonces lo que hoy es la Zona Rosa estaba despoblado. Las pequeñas iglesias de la colonia no sobresalen en el panorama pues fueron construidas en la época de los cristeros y la prohibición de cultos no permitía hacerlas públicas, la del Santo Niño de la Paz, en la Calle de Praga 11, fue la última, terminada hasta 1938.

Fue hasta mediados de siglo que el auge de la colonia comenzó a verse realmente, la población y las nuevas empresas e instituciones del país terminaron de formar a la Colonia Juárez; entre ellas la Escuela Bancaria y Comercial. La colonia se volvió hacia la modernidad y desde entonces siempre ha sido moderna.

Marshall Berman alude a la modernidad de la siguiente manera: Ser modernos es encontrarnos en un entorno que nos promete aventuras, poder, alegría, crecimiento, transformación de nosotros y del mundo y que, al mismo tiempo, amenaza con destruir todo lo que tenemos, todo lo que sabemos y todo lo que somos. Los entornos y las experiencias modernos atraviesan todas las fronteras de la geografía y la etnia, de la clase y la nacionalidad, de la religión y la ideología: se pude decir que en este sentido la modernidad une a toda la humanidad. Es, quizá, en estas líneas donde podamos encontrar alguna clave para entender el misterio de este lugar tan iconográfico.

En otro suceso, toda la colonia, a la par de la ciudad entera, ‘se deprimió’ después del terremoto de 1985; algunas reconstrucciones eran muy costosas y otras tantas no se podían reparar. A pesar de que en esa circunstancia no todos los servicios fueron suspendidos, por la edad de la colonia Juárez, muchos edificios fueron abandonados, todo cambió para la ciudad y para el país. Afortunadamente, la historia hoy por hoy ha cambiado, el folclor no sólo ha regresado sino que dotado de progreso y libertad: las ideas, la cultura, la educación e incluso el deporte se han desarrollado.

La Colonia Juárez es rica en historia y es tan basta como compartida, otras instituciones la eligieron como su centro vital, en ella están las sedes de Secretarías Federales como la de Gobierno, Salud, Seguridad y Desarrollo Social; también aquí se encuentran las sedes del Instituto Mexicano del Seguro Social, de la Comisión Federal de Electricidad. Hay incontables museos y hoteles, tanto pequeños y discretos como grandes y lujosos. Se puede comer desde tacos de canasta en la esquina o un magret de pato en el más lujoso restaurante francés. En ella habitan comerciantes, artistas, empresarios, funcionarios, estudiantes, obreros, empleados, turistas, etcétera.

Vivimos en un país tan diverso como desigual, pero pocas cosas, como la Colonia Juárez, lo han identificado tanto y durante mucho tiempo. México es el hogar de grandes instituciones y cuna de grandes líderes, espacio propicio para que los jóvenes puedan vibrar mientras crecen, aprender de cada experiencia y observar sus valores progresar a cada nuevo paso. Todo esto, en especiales ocasiones, se puede lograr sin salir de una sola colonia.

_____________________________

Fuentes consultadas: 

  1. Acosta Sol, Eugenia, 2007, Colonia Juárez, Desarrollo Urbano y Composición Social, México, Instituto Politécnico Nacional.
  2. Sandoval Macías, Teresa Cecilia, Ochenta. La Historia de la EBC, México, McGraw Hill, 2010.
  3. Ra, Edgardo, “Las Iglesias Porfirianas de la Ciudad de México”, en Revista México Desconocido, http://www.mexicodesconocido.com.mx/las-iglesias-porfirianas-de-la-ciuda...
  4. Aviña, José Carlos, “Cumple 102 Años la Colonia Juárez”, en Esto, Sección Metrópoli, http://www.oem.com.mx/esto/notas/n624711.htm
  5. Segura Jáuregui, Elena, Orígenes de la Colonia Juárez, Boletín del Sitio Ciudadanos en Red, 2009, http://ciudadanosenred.com.mx/node/17356