Cómo olvidar, cómo no recordar

Por Verónica Bellini Chavarría

Dedicado a los alumnos y maestros de la generación 1963-1968

Debemos cambiar y ser más humanos (…) para mejorar nuestra personalidad y poner un poco de alegría en la amargura de este mundo en que nos asfixiamos cada uno en la isla del egoísmo, sin comprender que si cada uno pone entusiasmo en ser mejor todos llegaremos a serlo y viviremos en un mundo menos duro.

Discurso de Luis Gómez Chico, estudiante de la Generación 1963-1968, en 1993.

Este libro, escrito por el C.P. Rodolfo Pinedo Torres, es un pequeño compendio de recuerdos y anécdotas de lo que vivió la generación 1963-1968 de Contadores Públicos durante sus estudios en la EBC. El autor comienza su relato, haciendo una breve mención de los antecedentes y el contexto histórico durante el cual se funda la EBC y hace una descripción detallada sobre esta última.

Posteriormente y a lo largo del texto, se puede encontrar gran diversidad de elementos que permiten apreciar cómo era el comportamiento de los alumnos en las aulas, las carreras y los planes de estudio que la EBC ofrecía en aquella época junto con algunos de sus costos, cómo era el envío de reportes de calificaciones y asistencia, las credenciales de los alumnos y los diferentes aspectos sociales, culturales, políticos y económicos predominantes en esos años. Por otra parte, el C.P. Rodolfo Pinedo también comparte con los lectores varias de sus vivencias como estudiante entre las que se destacan su ingreso a la EBC, su primer día de clases y los recuerdos referentes a algunos profesores como Raúl Niño Álvarez, Martha Verde, María Eugenia de López Aguado, Miguel Gussinyé, entre otros.

Asimismo, podemos encontrar anécdotas de los demás alumnos de la generación, transcritas o narradas por el C.P. Rodolfo Pinedo, referentes a una gran diversidad de temas como técnicas de copiado en un examen, accidentes, parejas, profesores, situaciones chistosas, actividades deportivas y culturales, entre muchas otras cosas más. Uno de los relatos más emotivos e importantes, es el del día de su graduación la cual fue apadrinada por Aníbal de Iturbide, director del Banco Comercial Mexicano en ese entonces; así como las reuniones posteriores y la celebración de los cuarenta años de la generación.

Por último, el libro incluye diversas fotos de grupo de generación, de integrantes de ésta en diferentes años, de acontecimientos importantes y anexos con la transcripción de discursos y de páginas de la revista Ventana EBC.

Este texto es una bonita muestra de cómo, a pesar de que han pasado muchos años, el tiempo no destruye los verdaderos lazos de amistad ni borra las experiencias y aprendizajes que nos dejan nuestros años en la universidad. Además, el autor deja ver su personalidad amable y su entusiasmo por compartir con otros cómo era la vida y el ambiente de los años sesenta. A veces resulta difícil imaginarse cómo era la gente y la convivencia en ese entonces, pero se nos olvida que el tiempo sigue su marcha y que probablemente un día volteemos al pasado y nos demos cuenta que todo y todos cambiamos.

Dicen que recordar es volver a vivir, y qué mejor forma de hacerlo que a través de las palabras de quien ha pasado por lo mismo que nosotros. Qué mejor guía que quien ya ha recorrido ese camino que nosotros apenas comenzamos. Es por eso que no debemos ser egoístas y compartir con otros seres humanos nuestras experiencias, recuerdos, conocimientos y habilidades, tal y como es la intención del autor, para así ser cada día mejores personas día a día.

Si bien no es bueno vivir en el pasado, conocerlo “nos coloca en el presente y nos proyecta hacia el futuro.” (Rodolfo Pinedo) Así que no olvidemos quiénes somos y qué nos llevó a serlo.