Calculadora Rheinmetall

Por Angela Regina Núñez Alonso

En 1890 Heinrich Ehrhardt fundó la compañía alemana Rheinische Metallwaren, famosa por manufacturar armas y vehículos. Después de la primera guerra mundial comenzó a producir máquinas de oficina, calculadoras y máquinas de escribir; uno de estos aparatos fue la calculadora Rheinmetall fabricada entre 1934 y 1945.

En la colección de piezas del Museo EBC contamos con diversas marcas y modelos de calculadoras, algunas han pertenecido a departamentos administrativos de la institución y otras a colecciones de particulares, tal es el caso de la Calculadora Rheinmetall que generosamente fue donada a la EBC el 25 de febrero de 2015 por don Rodolfo Pinedo Torres, egresado de la carrera de Contaduría Pública generación 1963 – 1968.

La máquina Rheinmetal que conservamos en el Museo EBC cuenta con un atractivo diseño, posee una carcasa metálica con lacado en verde y gris, asas de metal a cada lado, llaves con 9 columnas con teclado completo en blanco, negro y rojo, y en la parte inferior las teclas de suma, sustracción y multiplicación. En la parte superior se encuentra el carro que posee un registro de resultados de 17 dígitos y un contador de ocho marcadores.

La calculadora funciona con el sistema mecánico de cilindro escalonado de Leibniz que era impulsado por un motor. A través de las piezas móviles podía realizar operaciones aritméticas básicas: sumas, restas, multiplicaciones y divisiones.

El carro de la calculadora se desplazaba hacia la izquierda para dividir y hacia la derecha para multiplicar.

Pesa aproximadamente 24.5 kilogramos y en el extremo inferior izquierdo conserva el logotipo de la marca. El estado de conservación es regular, ya que le faltan 12 teclas y el cable de corriente está mutilado. Estos deterioros desafortunadamente se deben a que la calculadora fue sometida a prácticas que atentaron contra su conservación.

En la actualidad este tipo de calculadora constituye un apreciado objeto de coleccionismo, su valor está directamente relacionado con el conocimiento científico que genera, ya que su existencia da cuenta de los avances de mecanización de los procedimientos contables a lo largo del siglo XX.

_______________

Bibliografía:

Balsach Peig, Josep. De la mano al cálculo electrónico, Barcelona, Universidad Autónoma de Barcelona, Junio de 2008, pp. 149.