Bicentenario:

Por Teresa Cecilia Sandoval Macías
Estandarte de la Vírgen de Guadalupe | bicentenario.gob.mx | 2010
Escolta de la EBC | Abanderamiento de la bancaria | 24 de octubre de 1942 | AHEBC | Acervo fotográfico | 1942
El Archivo Histórico de la EBC fue reconocido por el AGN el 11 de mayo de 2009

El inicio de la lucha Insurgente

Uno de los temas centrales de la cultura mexicana en estos momentos es la celebración del inicio de la lucha insurgente, el Bicentenario. Se han preparado numerosos eventos y festejos en los que se ha hecho interesantes revisiones de la historia de México, se han inaugurado obras de infraestructura y se han hecho festivales pero val e la pena hacer una reflexión más profunda sobre el Bicentenario.

Bajo esta fecha se aglutinan los dos momentos históricos más importantes del discurso nacional de nuestro país: los doscientos años del inicio de la lucha independentista y el centenario de la revolucionaria. Ambos de consecuencias radicales, movimientos sociales que trajeron consigo rupturas que propiciaron muchos cambios y provocaron, también, la consolidación de otros aspectos.

Curiosamente el movimiento revolucionario inició 100 años después que el insurgente, lo que, de alguna manera le otorga cierta continuidad. Se festeja el inicio de las luchas que, fraguadas por numerosas batallas, influencias ideológicas, cambios de planes, circunstancias y hechos particulares que marcaron el destino del México que hoy vivimos y del que somos herederos.

Los programas del Bicentenario nos permiten leer con nuevas perspectivas la historia de nuestro país, sus tradiciones, diferentes comunidades y su producción artística y cultural. La información, anécdotas, fotografías, biografías, junto con los documentos, las grabaciones –de audio y video- y los periódicos y revistas antiguos, nos invitan a reinterpretar el pasado. Este momento mediático, en el que cine, radio, prensa y demás voltean a ver los archivos, las huellas y los testigos de esa historia, es perfecto para explotar nuestra capacidad de reelectura y reinvención, no sólo del pasado sino de nuestro presente.

Con esto quiero decir que, a partir de un documento, una foto o una nota antigua, podemos interpretar diferentes versiones de los hechos. La realidad tiene múltiples formas de entenderse, numerosas lecturas. Lo mismo pasa con la historia. Podemos releerla desde momentos distintos, así pues, la lucha zapatista puede tener significados hoy que enriquecen los que se le asignaban en 1910 y los dota de un nuevo sentido.

En este ejercicio de resignificación, en el que podemos ver con nuevas miradas nuestra historia participamos todos puesto que somos herederos directos de ese México y sus relatos. Entre las ideas está la de comprender que esta es una historia viva, gracias a nosotros mismos.

La EBC se suma al importante esfuerzo que significa la conservación de archivos históricos y su difusión. Desde noviembre de 2007 ha trabajado en la revisión, catalogación y digitalización de sus diferentes acervos para ponerlos a la disposición de su comunidad y del público en general. En 11 de mayo de 2009 fue inscrito en el Registro Nacional de Archivos regulado por el Archivo General de la Nación.

Las colecciones del AHEBC ofrecen información no solo sobre su propia historia, sino también de la educación y la creación de la banca en nuestro país, la contabilidad y su enseñanza, así como la construcción del México moderno, desde la mirada de una institución educativa privada.

Poco a poco sus acervos documentales, hemerográficos, bibliográficos y fotográficos estarán al alcance de todos vía Internet.