Aportaciones a la historia de la Contabilidad en México

Germán Campos Calderón

A principios de enero, me encontré con el artículo Contabilidad en México de la maestra Cecilia Sandoval, donde la directora de Museo EBC describe los cambios suscitados en México y en el mundo, no solamente en la Contabilidad sino en la economía y en las finanzas. Al terminar de leerlo, tuve un arrebato de profundo entusiasmo y de deseo de colaboración: decidí colocar mi semilla en el suelo fértil de estas páginas que con tanto orgullo leemos quienes nos sabemos y nos sentimos parte de la Escuela Bancaria y Comercial. [1]

Fue precisamente al entrar a Banamex cuando establecí mi primer contacto con la contabilidad regida por el Catálogo de Cuentas de la entonces Comisión Nacional Bancaria. Poco después y durante toda mi carrera de estudios superiores, confirmé la vigencia de los programas de estudios que la EBC ofreció al Banco de México para preparar a los funcionarios bancarios, a fines de los 20 y principios de los 30. ¡Estábamos ya en los años 60 y los programas mantenían su fuerza y su actualidad!

Viví los grandes cambios experimentados por la contabilidad durante el siglo XX. Viví las grandes crisis financieras, aquellas que conmovieron al mundo y que afectaron severamente a nuestro país. Viví la nacionalización (o estatización) de la banca en 1982, su reprivatización y su posterior “extranjerización”. Y la memoria –acompañada de la experiencia- me permite afirmar que hoy estamos a salvo de las crisis que aún persisten tanto en Estados Unidos como en la Comunidad Económica Europea.

Vengo de una época en la que existían siete sistemas autorizados para operar como banco, basados en la Ley General de Instituciones de Crédito y Organizaciones Auxiliares de 1941: bancos de depósito, bancos de ahorro, bancos de ahorro y préstamo para la vivienda de interés familiar, bancos hipotecarios, instituciones financieras, bancos de capitalización y bancos fiduciarios. En aquella misma época, la mayoría de los bancos tenía restricciones para invertir en valores bursátiles. Sin embargo, los bancos de depósito sí podían hacerlo con los bonos originados en instituciones financieras. Estos bonos se colocaban en el incipiente mercado a través de la Bolsa Mexicana de Valores y por medio de las pocas casas de bolsa que entonces operaban en el país. ¡Quién nos iba a decir que, más tarde, éstas serían las más poderosas intermediarias en el mercado de dinero!

En 1978 aparece la banca múltiple, mientras que el Banco de México (banco central, banco de emisión o banco de bancos) cambia las reglas del Encaje o del Depósito Legal por un esquema que afectó severamente a los bancos. El Encaje ya no se aplicaría a los depósitos recibidos para destinarlo al otorgamiento de créditos y a un fondo de protección. ¡Ahora se aplicaría a la cartera de crédito! Este cambio de reglas generó una de las mayores crisis financieras de la historia y dio pie para la creación del controvertido Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa)…

Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

_______________

Germán Campos Calderón es Funcionario bancario y egresado de la EBC (Generación 1961-1964). Ex Director Regional Peninsular de Banamex (Mérida, Yucatán) y, dentro de la misma institución bancaria, ex Director Regional de Oaxaca.

1. Sandoval, Cecilia, "Contabilidad en México (siglo XX). El papel de la EBC" en Ventana EBC, Revista bimestral de la Escuela Bancaria y Comercial, Año 6, Nueva época, Número 60, Diciembre 2012 - enero 2013, pp. 10-12