Antonio Caso Andrade

Por Teresa Cecilia Sandoval Macías
Antonio Caso | Integrante del Consejo Patronal de la EBC en 1932 | bibliotecavirtual.sitioafm.org | Biblioteca Virtual de Filosofía Mexicana
Antonio Caso | Integrante del Consejo Patronal de la EBC en 1932 | juristasunam.blogspot.mx | Juristas UNAM
Folleto Escuela Bancaria y Comercial  | AHEBC | Acervo documental | 1930
Folleto Escuela Bancaria y Comercial  | AHEBC | Acervo documental | 1930
Folleto Cursos por correspondencia  | AHEBC | Acervo documental | 1930
Folleto Cursos por correspondencia  | AHEBC | Acervo documental | 1930

(1883 – 1946)

Como otros importantes pensadores de su tiempo, el filósofo mexicano Antonio Caso reaccionó ante los cambios ideológicos y sociales que se insinuaban a finales del Porfiriato, legando una importante obra intelectual sobre la que hoy día se erige una parte importante de la educación y del pensamiento de nuestro país.

Antonio Caso Andrade nació en la Ciudad de México en durante el gobierno del General Porfirio Díaz, periodo en el cual imperó el positivismo como eje ideológico rector del devenir mexicano. Bajo esta corriente estudió Derecho en la Escuela Superior de Jurisprudencia y cultivó disciplinas afines como la historia, la sociología, la estética, las letras y la filosofía, siendo esta última la rama del conocimiento desde la cual construiría sus tesis más trascendentales.

Junto con otros jóvenes inquietos ante las diferencias sociales del país e inmersos en las discusiones intelectuales y filosóficas provenientes del extranjero, fundó la revista Savia Moderna que daría paso al Ateneo de la Juventud en 1909.

El Ateneo de la Juventud se pronunció abiertamente contra la corriente positivista y su escuela en México, representada por el pensamiento de Gabino Barreda. Influidos por las tesis vitalistas de filósofos europeos como Nietzsche y Schopenhauer esgrimieron diferentes conferencias y expusieron novedosos enfoques que contribuyeron a la ideología revolucionaria y a la construcción posterior de la del México moderno. José Vasconcelos, Alfonso Reyes, Pedro Henríquez Ureña, Agustín Loera y Chávez, junto con otros intelectuales más acompañaron al Dr. Caso en diferentes disertaciones filosóficas, literarias y sicológicas que, a pesar de su heterogeneidad, presentaba el grupo.

Antonio Caso destacó por su brillante oratoria y su agudo pensamiento filosófico. A la par, impartió cátedra en varias instituciones de disciplinas sociales. En 1909 fue Director de la Escuela Nacional Preparatoria y de la Facultad de Filosofía y Letras. En franca complicidad entre el Ateneo de la Juventud y Justo Sierra, continuó su actividad académica y su aportación a la educación en México. Secretario y posteriormente Rector de la Universidad Nacional en la década de los años veinte, donde defendió junto personajes como Manuel Gómez Morin la libertad de cátedra y la autonomía universitaria.

Perteneció a la Academia Mexicana de la Lengua y participó en la Fundación del Colegio Nacional en el año de 1943. Su labor diplomática sumada a sus reflexiones filosóficas le valió el Doctorado Honoris Causa en Universidades de Buenos Aires, La Habana, Río de Janeiro y Lima.

Entre sus obras destaca La existencia como economía, como desinterés y como caridad. Ensayo sobre la esencia del cristianismo en la que realiza un profundo análisis de corte filosófico.

El Dr. Antonio Caso formó parte del Patronato de la Escuela Bancaria y Comercial a partir de 1932. Junto a renombradas personalidades de la época participó en la toma de decisiones decisivas para el desarrollo de la Institución.