Ana María Cortés Álvarez

Por Teresa Cecilia Sandoval Macías
Ana María Cortés Álvarez | Amiga del Museo EBC | AHEBC | Acervo fotográfico | 2009
Fotografía de la generación de C.P. 1958 - 1963 | Donada por la C.P. Ana María Cortés Álvarez | AHEBC | Acervo fotográfico | 1960
Fotografía de la generación de C.P. 1958 - 1963 (reverso) | Donada por la C.P. Ana María Cortés Álvarez | AHEBC | Acervo fotográfico | 1960
Ana María Cortés Álvarez | Donada por la C.P. Ana María Cortés Álvarez | AHEBC | Acervo fotográfico | 1960
Ana María Cortés con compañeras de la EBC en el Té Danzante | Donada por la C.P. Ana María Cortés Álvarez | AHEBC | Acervo fotográfico | 1962
Fiesta de graduación C.P.Ana María Cortés con compañeras de la EBFiesta de graduación | Donada por la C.P. Ana María Cortés Álvarez | AHEBC | Acervo fotográfico | 1963
Ana María Cortés en su graduación | Donada por la C.P. Ana María Cortés Álvarez | AHEBC | Acervo fotográfico | 1963

Contador Público

Generación: 1958 – 1963

Ana María Cortés ingresó a la EBC en 1958 a la carrera de Contador Público. Su familia radicaba en Pachuca pero, tras concluir sus estudios en un colegio de monjas, fue necesario mudarse al Distrito Federal, ya que había pocas opciones para estudiar en instituciones particulares en Hidalgo y por recomendación del hermano de una amiga se decidió por la bancaria.

Acompañada de su madre, Ana María viajó al Distrito Federal para inscribirse a la EBC, su familia llegaría tiempo después. Eligió estudiar Contabilidad porque le gustaban mucho las matemáticas y añade que desde entonces el Cálculo Mercantil “le encanta”.

Ana María nos compartió las impresiones de su primer día de clases, ya que el enfrentarse a una escuela mixta significó una experiencia totalmente diferente. Recuerda que su primer salón fue el 15 –el grande- y que cuando llegó y vio que había solo muchachos, se quedó en la puerta y fue hasta que entró la profesora, que fue detrás de ella.

Con el correr de los días la convivencia mejoró y su grupo inició una relación que continúa hasta hoy, ya que se siguen frecuentando. Ana María era la más joven de su clase y nos comenta que cuando entró a la EBC don Agustín Loera y Chávez aún era director.

En aquella época estudiaban por la mañana y la tarde, los dos últimos años de la carrera el horario era de 7 a 9 h y de 18 a 20 h, lo que les daba el tiempo necesario para trabajar. Sobre el sistema de enseñanza nos platica que era anual e iniciaba en febrero para culminar en noviembre, de igual forma que los primeros dos años estaban dedicados a la educación vocacional y los cuatro restantes a profesional.

Recuerda que a lo largo de su carrera tuvo magníficos maestros como el de Cálculos Mercantiles y Fiscal, de quien nos comenta “era tremendo porque nos traía cortitos”, e incluso al que impartía Sociedades Mercantiles que era muy guapo. También, mencionó a Ignacio Carrillo Zalce, quien le llamó la atención en alguna ocasión y a Pedro Ferriz quien le dio Contabilidad de Seguros.

También, sobre disciplina nos comenta que si llegaban a sacar a alguien del salón, debía irse a trabajar a la Biblioteca, donde eran registrados. Ana María nos platicó que para evitar ser anotada en la lista negra se ocultó con una amiga en uno de los baños por varias horas.

En 1963, fue acreedora del premio otorgado por el C.P.T. Rafael Mancera Ortiz, mismo que se encuentra consignado en el Libro de Actas de Distribución de Premios de la EBC.

De su vida escolar recuerda que los muchachos jugaban básquetbol en el patio, cuando aún se permitía; del 2º rally que se organizó cuando ella estudiaba; de las reuniones en la calle de Nápoles en diciembre al concluir las clases, pero, sobre todo, de los tés danzantes que la Escuela organizaba una vez al año. En ellos invitaban a diferentes orquestas como la de Pablo Beltrán Ruiz, Carlos Campos y la de Ingeniería, generalmente se hacían en abril y comenzaban a las cinco de la tarde; todos esperaban con ilusión la fecha y las muchachas lucían sus mejores vestidos.

Nos platica que muchos estudiantes publicaban folletos hechos a manos donde ponían comentarios, calaveritas de maestros a finales de octubre e información general. Fue hasta 1961 que nació Ventana Estudiantil por iniciativa de sus compañeros de grupo.

Ana María nos compartió varias fotografías de su graduación y nos platicó que en su examen profesional dos de los sinodales pertenecían al Instituto Politécnico Nacional y tres a la EBC.

Sobre el ambiente en la Ciudad de México nos explicaba que había mucha seguridad, que la mayoría de los alumnos viajaban en camión –el de 1ª clase costaba 30 centavos y el de 2ª veinte- ya que eran muy pocos los que traían auto a la escuela, como Jacobo Cohen, quien tenía un convertible rojo y "era la sensación".

El último salón en el que Ana María tomó clases fue el 35 y atrajo nuestra atención sobre este hecho, generalmente todos recordamos el aula en la que iniciamos nuestra carrera y en el que la concluimos.

Regresó a la EBC cuando su generación cumplió 25 años, celebración en la que Don Alejandro Prieto entregó medallas por sus bodas de plata como Contadores en diciembre de 1988.

Diez años después vuelve a su alma máter para compartir con la comunidad EBC su experiencia.

Muchas son las historias que tienen como punto de partida la EBC. Te invitamos a compartir tus experiencias con la gran comunidad EBC. Gracias al apoyo de los afiliados y benefactores estamos preservando el Archivo Histórico de la EBC. Afíliate donando al Museo piezas de valor histórico para la comunidad.