Alberto Mascareñas Navarro

Por Teresa Cecilia Sandoval Macías
Alberto Mascareñas | Director Gerente del Banco de México | AHEBC | Acervo fotográfico | 1929
Alberto Mascareñas | Director Gerente del Banco de México | AHEBC | Acervo fotográfico | 1929
Alberto Mascareñas | Integrante del Consejo Patronal de la EBC en 1932 | AHEBC | Acervo fotográfico | 1929
Estudiantes y profesores de la primera generación de la Escuela Bancaria del Banco de México | AHEBC | Acervo fotográfico | 1929

(1876 – 1944)

Alberto Mascareñas fue uno de los principales impulsores de creación de la Escuela Bancaria dentro del Banco de México en 1929, a lo largo de su vida se involucró profundamente con la banca mexicana y contribuyó a la reconstrucción económica del México moderno en muchos sentidos.

El banquero sonorense nació en Guaymas y se destacó por su labor como financiero en diferentes ámbitos. Igualmente, tuvo una importante trayectoria como político y diplomático mexicano.

Fue nieto de Cayetano Mascareñas quien además de ser gobernador de Durango fue militar, político y poeta durante la segunda mitad del siglo XIX.

Alberto estudió en México en Hermosillo y Sonora, así como en Estados Unidos, en Los Ángeles en Santa Clara, California, especializándose en materias bancarias.

Comenzó su carrera profesional en su natal Sonora, en el Banco chihuahuense ocupando la subgerencia de esta importante sucursal y posteriormente en la de Nogales.

En 1911 tuvo la responsabilidad de Síndico en el Ayuntamiento Libre de Hermosillo, que fue el primero del Estado y fue creado durante el delicado periodo de los primeros meses del gobierno de Francisco I. Madero.

Años después, en 1918 incursionó como diplomático en Estados Unidos siendo cónsul mexicano en San Francisco, California, a esta labor le siguieron otras asignaciones en La Habana, Cuba, en Londres y Liverpool en los consulados británicos para terminar, de nueva cuenta en Estados Unidos en Nueva York.

Su primer acercamiento a la banca fue en su estado natal como contador del Banco de Sonora y creciendo a la gerencia de las sucursales de la institución en Guaymas, Nogales, Chihuahua y Sinaloa hasta ser nombrado gerente de la institución en Hermosillo. Posteriormente fue cónsul en Londres, agente financiero en Nueva York y subsecretario de Hacienda.[1] 

En 1923 participó en la Comisión Bancaria emplazada por el Ing. Alberto J. Pani del 2 al 29 de febrero con el objetivo de planear el funcionamiento de una banca central que contribuyera a reconstruir la economía del país.

Gracias a su experiencia financiera y a su presencia en el equipo de la Comisión, fue llamado a trabajar en la Subsecretaría de Hacienda, aún durante el gobierno de Álvaro Obregón.

Junto con Manuel Gómez Morin y Elías S. A. de Lima participó en la creación del Banco de México, fundado el 1º de septiembre de 1925 en los tiempos presidenciales del General Plutarco Elías Calles. Alberto Mascareñas Navarro fue el primer Director – Gerente del mismo, con el que se inició el sistema de banca central que el país necesitaba.

Al estar al frente del Banco y rodeado de importantes personalidades intelectuales, políticas y financieras, Alberto Mascareñas impulsó diferentes proyectos para fortalecer a la institución, como el Departamento de Turismo a cargo de Julio René Poulat y la Escuela Bancaria, esta última al lado de Manuel Gómez Morin y Agustín Loera y Chávez con el objetivo de capacitar a los funcionarios bancarios. Años después la Escuela se independizaría dando lugar a la Escuela Bancaria y Comercial.

Tras su renuncia al Banco en 1932 Mascareñas participó en el Consejo del Banco de Crédito Agrícola. Como muchos de los hombres de su época, favoreció de manera importante en la institucionalización de México y en la creación de la infraestructura necesaria para su desarrollo por lo que se cuenta entre los fundadores de la Asociación de Banqueros y de la Comisión Nacional Bancaria, al tiempo que fue asesor de Ferrocarriles Nacionales.

_______________

1. Eduardo Turrent Díaz, Historia del Banco de México, México, Banco de México, 1982, vol. 1, p. 128