Agustín Loera y Chávez

Por Teresa Cecilia Sandoval Macías
Agustín Loera y Chávez | Fundador de la EBC | Abanderamiento de la EBC | AHEBC | Acervo fotográfico | 1942
6º de Contadores Públicos Titulados | Al centro don Agustín Loera y Chávez | AHEBC | Acervo fotográfico | 1945
Agustín Loera y Chávez | Director de la EBC de 1929 a 1961 |  AHEBC | Acervo fotográfico
Estudiantes premiados | Diciembre 21 de 1945 | En la fila de atrás, al centro, los acompaña don Agustín, director de la EBC | AHEBC | Acervo fotográfico | 1945
Portadilla del libro El viajero alucinado de Loera y Chávez | Editorial Cvltura | AHEBC | Acervo bibliográfico | 1945
Colofón del libro Estampas provincianas con la firma autógrafa de don Agustín |  Editorial Cvltura | AHEBC | Acervo bibliográfico | 1953

Intelectual, diplomático, bibliófilo. Fundador y Director de la EBC

Agustín Loera y Chávez nació en Aguascalientes el 10 de marzo de 1884. Fue un destacado intelectual mexicano que ejerció el magisterio a lo largo de toda su vida, ocupó diferentes puestos diplomáticos, impulsó la difusión cultural en nuestro país y tuvo una vital participación en la fundación de la EBC.

Estudió en la Universidad Nacional y desde muy joven inició su labor docente. Su pasión por la cultura y los libros lo llevó a sugerir e iniciar la modernización de las bibliotecas mexicanas durante el periodo carrancista; situación que le permitió comenzar su carrera internacional al ser comisionado para observar el sistema bibliotecario de Estados Unidos.

Su iniciativa culminó en la inauguración de la Escuela Nacional de Bibliotecarios, adscrita a la Biblioteca Nacional, el 24 de junio de 1916. Agustín Loera y Chávez fue su primer Director y el responsable de la Academia de catalografía y bibliografía.

Con el apoyo del Secretario de Instrucción Pública, Félix Palavacini estableció diferentes programas para la creación de bibliotecas escolares y proyectos de fomento a la lectura. Fue Jefe de la Dirección Nacional de Bellas Artes y Sub Director de la Biblioteca Nacional, lo que le permitió realizar numerosos viajes de estudio a bibliotecas en todo el mundo.

Al ser parte del movimiento de intelectuales que consideraban la educación y la cultura elementos capitales del desarrollo del país, colaboró en la creación de importantes revistas culturales y empresas editoriales. Fue gerente de la editorial México Moderno y tiempo después editor de publicaciones como: Revista Mexicana de Estudios Históricos; El maestro, donde colaboró con Ramón López Velarde bajo la dirección de José Vasconcelos; y México Moderno, en la que mediante su sección “Literatura mexicana” dio a conocer autores de la talla de Jaime Torres Bodet, José Gorostiza y Carlos Pellicer.

Junto con el escritor Julio Torri y su hermano Rafael Loera y Chávez creó en 1916 la colección Cvltvra que difundió hasta 1947 importantes obras literarias nacionales e internacionales de todos los tiempos. Editorial Cvltvra publicó textos de importantes pensadores mexicanos de la primera mitad del siglo XX, así como las revistas especializadas de la EBC: Banca y Comercio de 1937 a 1941 y Crédito de 1942 a 1961.

Su labor diplomática lo llevó a Sevilla, España como Cónsul donde se dedicó a difundir la cultura mexicana al mundo en diferentes actividades como las Ferias Internacionales de Lyon y Burdeos en 1926 y la exposición de Sevilla años después, donde convocó a figuras tan importantes como Carlos Lazo, Manuel Toussaint, Alfonso Caso y Manuel M. Ponce.

En 1921 fungió como Secretario de la Asamblea Consular en Madrid y visitó diferentes Liceos en Francia y Universidades españolas. Posteriormente formó parte de la legación mexicana del Consulado en París.

Durante su estancia en Europa escribió periódicamente para diarios en Chile, Cuba y en El Universal en México.

Como profesor fue tenaz y siempre ocupado en formar en sus estudiantes un espíritu crítico y refinado. Rescatamos la opinión de Alejandro Prieto quien fuera su alumno en la Escuela Central, compañero de trabajo en la EBC y amigo de muchos años:

Y dentro de aquella pléyade de talentos contables figuraba […] don Agustín Loera y Chávez, hombre de letras, erudito y con alto sentido del humanismo, que nos hacía olvidar un poco el “materialismo” que exhalaban nuestras disciplinas técnicas, y asomarnos, aunque sólo fuera en encuentros fugaces, a los valores del espíritu.

Impartió la cátedra de literatura e historia, cuando partió rumbo a Sevilla dejó sus clases en manos de Julio Jiménez Rueda y de José Gorostiza, para regresar a la docencia en 1929 en la Escuela Bancaria.

Entre sus obras citamos El Viajero Alucinado; Crónica de España; y Estampas provincianas. Don Agustín se sumó a la iniciativa de la Escuela Bancaria del Banco de México encabezada por Manuel Gómez Morin en 1929. De igual forma, participó en 1932 en la fundación de la Escuela Bancaria y Comercial, al lado de Alejandro Prieto Llorente, Roberto Casas Alatriste y Tomás Vilchis entre otros.

Fue Director y profesor de la EBC desde sus inicios hasta su muerte en marzo de 1961.

____________________

  • Archivo Histórico Manuel Gómez Morin, Sección Personal, Subsección, Correspondencia Particular, Loera y Chávez, Agustín, Vol. 582, exp. 115, Sevilla a 22 de diciembre de 1921; Paris a 13 de marzo de 1928; Paris a 25 de mayo de 1928.
  • Alejandro Prieto, La escuela y yo, [inédito], p. 3