Agustín Barbabosa Kubli

Por Teresa Cecilia Sandoval Macías
Agustín Barbabosa Kubli en la ceremonia de Premios 1963 | AHEBC | Acervo fotográfico | 1963
Agustín Barbabosa y estudiantes de contaduría pública en la EBC | Donada por el C.P. Agustín Barbabosa Kubli | AHEBC | Acervo fotográfico | 1964
Sumario de la revista Ventana estudiantil, donde don Agustín encabeza la dirección | Ventana estudiantil, México, D.F., Febrero de 1963 | AHEBC | Acervo hemerográfico | 1963
Generación de C.P. 1958-1963 | AHEBC | Acervo fotográfico | 1961
Titulo de Contador Público de don Agustín Barbabosa Kubli | Donado por el C.P. Agustín Barbabosa Kubli | AHEBC | Acervo fotográfico | 1966

Contador Público · 1958 - 1963

Licenciado en Ciencias Administrativas · 1968 - 1971

Compartimos con la comunidad EBC algunas de las experiencias del C.P. Agustín Barbabosa Kubli quien amablemente platicó con los integrantes del Archivo Histórico y de la Coordinación de Exalumnos cómo fueron sus años de estudio en su alma máter y el exitoso camino que labró a partir de muchos de los conocimientos que aquí adquirió.

Algunos de los egresados de la EBC vuelven para completar sus estudios y especializarse en sus carreras. Agustín Barbabosa Kubli estudió para Contador Público y varios años después terminó también la Licenciatura en Ciencias Administrativas. Desde entonces, ha sido un exalumno entusiasta vinculado con su Escuela.

Agustín Barbabosa es un hombre profundamente integral con una gran pasión por la vida y por compartir sus experiencias con los demás, por lo que ha sido maestro en diferentes ocasiones y de diversas ramas del conocimiento. Su gusto por la docencia inició desde que estudiaba; nos comenta que platicó su inquietud por la docencia a Don Alejandro Prieto, con quien llevaba muy buena relación e inició como su ayudante en la clase de Principios de Contabilidad, hecho trascendente, ya que era la materia “consentida” del Director. Al correr de los años, se fue a Estados Unidos para continuar sus estudios y preparar su examen profesional, por lo que dejó su lugar a su compañero de generación, Alfonso Rubio Violante.

Al regresar, Agustín se incorporó al despacho de Don Roberto Casas Alatriste, que era uno de los de mayor prestigio en México en aquel entonces, por lo que se desligó momentáneamente de la docencia. En este periodo participó en diversas auditorias, y entre ellas al IMSS.

Don Agustín nos comenta que con esta experiencia, “le entró la tentación” de poner su propio despacho. Acota con una sonrisa que en ese momento era muy joven y quería hacer todo, era soltero y le estaba yendo muy bien.

Su carrera en el IMSS comenzó cuando fue invitado por un compañero del Despacho Casas Alatriste, a trabajar por dos o tres horas al día, pero pronto se convirtieron en doce o trece horas al día. En aquel entonces el Instituto carecía de muchos aspectos técnicos y era imperativo construirlos puesto que crecía a gran velocidad y su función era trascendental para el país.

Así pues, aceptó incorporarse al equipo y nos platica que llevó a cabo proyectos muy interesantes, ya que se establecieron indicadores de productividad para la dotación de recursos materiales y humanos a las unidades de atención médica; se implantaron los procesos necesarios para administrar un hospital, como su Sistema de costos, así como la figura de contador en las unidades hospitalarias más grandes. Recuerda que fue un reto importante, ya que cada hospital era más grande que muchas empresas. Tenían más de 1,000 o de 2,000 empleados y los recursos que se consumía eran impresionantes por lo que era urgente un sistema de control más sólido que soportara la dinámica cotidiana y de crecimiento.

Entre los diversos proyectos que se tenían planeados, estaba la apertura de nuevos hospitales y, naturalmente, había que deducir todo lo que se requería para que funcionaran bien. En este punto, hizo una pausa y citó que …la eficiencia se da en función del eslabón más débil. Así que se estableció la mecánica para el cálculo de necesidades de camas, consultorios, especialidades y de personal de cada categoría para, en base a ello, programar la construcción o en su caso remodelación o ampliación de unidades médicas y su debido equipamiento material y humano.

Cuando se extendió la noticia de que la EBC abría la Licenciatura en Ciencias Administrativas, consideró excelente la oportunidad para complementar su carrera de contador y mejorar en su trabajo. Requería de esos conocimientos y fue así como formó parte de la primera generación de LCA, sin desatender sus responsabilidades en el IMSS.

Fue en esa época cuando contrajo matrimonio y regresó a dar clases, pero en esta ocasión de inglés en la Universidad Femenina que se ubicaba en Chapultepec, posteriormente también impartió Principios de Contabilidad y Contabilidad de Costos. Nos platica que utilizó los libros de la EBC escritos por Don Alejandro para su cátedra y que tiene buenos recuerdos de este periodo, a pesar de que las chicas que ahí estudiaban se empeñaban en hacer que se ruborizara enviándole besos en los pasillos.

Mientras tanto, continuó su trabajo en el IMSS. Colaboró y dirigió numerosos proyectos encaminados al mejor aprovechamiento de recursos y a la implementación de acciones a lo largo de todas las unidades del país. Recuerda los años en la Institución como una labor apasionante y fundamental para el país.

Su trayectoria continuó dentro de la Institución. Fue Subjefe de personal durante algún tiempo; cuando se crearon las Delegaciones en el Valle de México, fue nombrado primer Delegado del Valle de México en el Sur de la Ciudad, con la misión de desconcentrar y dar mayor eficiencia a la operación Institucional, objetivo logrado con buenos resultados. A continuación contribuyó a estructurar administrativamente el instituto como Jefe de Servicios de Organización y Métodos, y ahí elaboró manuales de organización y procedimientos, que fueron validadas y difundidas por el H. Consejo Técnico del IMSS.

Como Jefe de Personal instrumentó la política llamada Crecimiento Cero, basada en la posibilidad de equilibrar el recurso humano con las cargas reales de trabajo. Con estos criterios se cubrieron las necesidades de personal en algunas unidades y servicios, con el exceso de personal con que operaban en otras unidades y servicios.

Tiempo después, fue nombrado titular de Asuntos Internacionales y posteriormente, Director del Centro Interamericano de Estudios de Seguridad Social. Ahí relacionó esta última actividad con objetivos docentes y de capacitación para funcionarios de Instituciones de Seguridad Social en Hispanoamérica; aperturó un Diplomado para administración de hospitales e inició por primera vez la capacitación en computación. De igual forma inauguró cursos médicos y de salud e higiene en el Trabajo. Entre sus muchos logros en esta área, también se cuenta el crecimiento del 50% de instituciones americanas afiliadas, con lo que México cobró gran realce y mayor presencia.

Su experiencia en el ámbito internacional de la Seguridad Social, lo hizo el candidato idóneo para ocupar el cargo de Secretario General de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social, e incluso, fue el primer mexicano que desempeñó un puesto en la Asociación Internacional de Seguridad Social, organismo mundial con sede en Ginebra Suiza, en donde fue designado Tesorero General del organismo.

De regreso en el IMSS, fue nombrado Tesorero General y luego quedó a cargo de la Modernización Administrativa del Instituto. Termina su carrera en el Instituto, como Director General de Finanzas y Sistemas, desde donde promovió el cambio del Sistema de Pensiones para Asegurados, dejando atrás el Sistema de Reparto y sustituyéndolo por el de Cuentas Individuales.

En Junio de 1996 el H. Consejo Técnico del IMSS, concede un homenaje y reconocimiento expreso a la carrera Institucional de 30 años y al espíritu de servicio de Agustín Barbabosa Kubli.

El inquieto don Agustín, ha sido también ganadero de reses bravas y desarrollado diversos proyectos como empresario. Actualmente le ha dado un giro de 180 grados a sus intereses, a partir de sus recientes estudios sobre el cerebro y su potencial. Esto lo ha llevado al diseño de un curso de Principios de Contabilidad utilizando las técnicas de aprendizaje acelerado (Accelements) que aprendió con Paul Scheele. Learning Strategies.com

Al terminar nuestra charla nos comentó que siendo estudiante de la EBC le propuso a Don Alejandro la creación de un “periodiquito” en el que los alumnos pudieran escribir e intercomunicarse. La escuela decidió apoyar este proyecto y fue así como nació Ventana estudiantil en 1961. La idea era generar un sentido de pertenencia entre la comunidad, que se supiera lo que sucedía en la EBC y que todos tuvieran oportunidad de aportar algo: eventos, cartas, chismes, fotografías, etc. en un ambiente agradable. Este es el antecedente de un esfuerzo ininterrumpido que le EBC continúa realizando con su VENTANA EBC.

Muchas son las historias que tienen como punto de partida la EBC. Te invitamos a compartir tus experiencias con la gran comunidad EBC. Gracias al apoyo de los afiliados y benefactores estamos preservando el Archivo Histórico de la EBC. Afíliate donando al Museo piezas de valor histórico para la comunidad.