Libros de texto de la editorial Banca y Comercio

Por Cecilia Sandoval Macías

Cuando alrededor de la comprensión del mundo, de los objetos, de la creación, de la belleza, de la exactitud científica, del sentido común, el enseñar y el aprender también giran alrededor de la producción de esa comprensión, tan social como la producción del lenguaje, que también es conocimiento.

Paulo Freire

Los libros y textos educativos, al igual que los periódicos y revistas, se constituyen como elementos vitales que se nutren de la realidad al mismo tiempo que la producen. Los libros de texto contienen los conocimientos medulares de diferentes disciplinas y combinan sus postulados básicos junto con las tendencias vanguardistas y las novedades dentro de su transmisión. Finalmente, contienen los resultados de las últimas investigaciones enfocados a la educación y a la divulgación.

De la mano con este esfuerzo, la producción editorial ha reforzado la transmisión del conocimiento en muy diversas esferas sociales. El libro como objeto portador de características y símbolos visuales se desarrolla en diacronía a través del tiempo y apoya diferentes empresas. En la vida de la EBC ha jugado un papel decisivo en el que ha aportado no sólo a su ejercicio educativo, sino que ha sido generador de cultura y vehículo de difusión.

El siglo XIX atestiguó el nacimiento de la educación a distancia con los primeros cursos por correspondencia en 1833 en la universidad inglesa de Lund; la necesidad de capacitación y educción en sitios lejanos a las sedes académicas propició el surgimiento de nuevas estrategias que aprovechaban los adelantos tecnológicos de la época y los medios de comunicación recurrentes en el momento, como las oficinas de correos.

La educación a distancia, entendida por los expertos como el diálogo didáctico mediado entre el profesor y el alumno se extendió a diferentes universidades como la de Chicago en 1892, la cual ofrecía estudios sobre Teneduría de libros en la modalidad de cursos por correspondencia y sienta las bases para el desarrollo de esta forma educativa que en 1931 es desarrollada en la Escuela Bancaria del Banco de México. Es en esta primera Escuela Nacional por Correspondencia mexicana que se realizan los aportes iniciales de la moderna teoría contable y sus métodos de enseñanza.

Entre las premisas que acompañan a los cursos por correspondencia destaca el aprendizaje individual y la interactividad entre profesores y estudiantes a través de los avances tecnológicos en la esfera de la comunicación, lo que permite un diálogo asíncrono a partir de la palabra cristalizada en medios impresos. La educación a distancia hoy en día es virtual y depende, en mucho, de los adelantos cibernéticos y de internet pero a principios del siglo XX la opción de vanguardia, y la más empleada, era el correo postal, que llegaba por diferentes rutas a diferentes lugares del mundo.

Cuando la Escuela Bancaria comenzó su organización para capacitar a los empleados del Banco, fue evidente la necesidad de llegar a las diferentes sucursales que se encontraban dispersas a lo largo de la República por lo que, a la par de los cursos orales exclusivos para el personal financiero, incursionaron en la educación a distancia con los cursos por correspondencia que se hicieron famosos con gran rapidez.

Si bien existían algunos libros de texto, sobre todo alrededor de la enseñanza de la contabilidad, fue necesario desarrollar una inmensa cantidad de material especializado que resolviera la problemática de la coyuntura del momento, que fuera lo suficientemente claro para que quienes lo tuvieran en sus manos pudieran obtener los conocimientos necesarios para la operación inmediata y que combinara la teoría explícita con ejercicios y evaluaciones prácticamente por concepto.

Es así como nacen las primeras publicaciones producidas por la EBC, libros y lecciones, que fueron conocidos como cuadernillos y libros de texto, que han acompañado a innúmeras generaciones de alumnos a lo largo de sus estudios y que se complementan en la construcción de un conocimiento actualizado, ágil y oportuno.

En 1931 la Escuela Bancaria comienza a producir sus propias obras, producto de los cursos originales requeridos para el Banco y que aportaban novedosos métodos de enseñanza, destacando entre las primeras Prácticas, organización y contabilidad bancaria por Roberto Casas Alatriste y Principios de contabilidad de Alejandro Prieto; ambas amparadas por la que sería la colección de la Biblioteca bancaria y que aumentaría considerablemente con el correr de los años y el progreso de la Institución.

De la mano con los diferentes textos especializados se producían las lecciones que componían los contenidos de los cursos por correspondencia como Derecho mercantil, Organización de oficinas y Cálculos mercantiles, impresos en un primer momento por la Editorial Cvltvra. Con el paso del tiempo la escuela aumentó sus carreras, se mudó a nuevos edificios y creció su claustro docente, su personal administrativo y el número de estudiantes que se matriculaban cada ciclo escolar. En 1939 fundó la Editorial Banca y Comercio, S.A., que consolidó un importante fondo editorial que estuvo a disposición tanto del público en general como de cualquier institución educativa.

Los cursos por correspondencia continuaron teniendo un importante auge y el área encargada fue perfeccionándose y creciendo, tomando en cuenta lineamientos pedagógicos para fomentar el aprendizaje y produciendo lecciones, fascículos y textos especializados que incluían ejercicios y autoevaluaciones.

Durante los años comprendidos entre 1980 y 2000 la editorial Banca y Comercio publicó una gran cantidad de textos adecuados al contenido de las materias ofrecidas en las diversas carreras de la EBC. Manuales de taquigrafía y mecanografía, prácticas de archivo, cuadernos de trabajo de matemáticas financieras y control de bancos, libros de ejercicios para aprender inglés se cuentan junto a obras especializadas en contabilidad minera, hotelera y contabilidad de costos; de redacción para universitarios, derecho fiscal e introducción a los negocios.

Al comenzar el siglo XXI, la EBC llevó a cabo una alianza con Editorial Limusa para coeditar los textos producidos por la institución. Actualmente, los relevos virtuales nos demandan acceder a nuevos formatos y la virtualidad se traduce en la opción óptima para continuar con la educación a distancia y para el manejo de información: libros de texto y cuadernos de prácticas adquieren hoy la forma de archivos digitales que hoy se encuentran bajo la responsabilidad de la Dirección Académica. Sin embargo, en una mirada retrospectiva, podemos darnos cuenta que la Editorial Banca y Comercio inició la tradición y produjo por casi ocho décadas numerosos libros especializados producidos por numerosos especialistas, profesionistas y docentes de la EBC, quienes complementaban la teoría de sus materias con su experiencia en el ámbito de los negocios y las necesidades del México contemporáneo.